Parlamento Europeo aprueba presupuesto que ayudará a ganaderos

Con este calmante, ahora los granjeros vuelven a sus casas e insisten en que los políticos apliquen recortes de producción para que el litro de leche se cotice a mayor precio

Autor:

Luis Luque Álvarez

«Solo tengo en el bolsillo 280 millones de euros; no poseo una cuenta secreta en Suiza», dijo la comisaria de Agricultura de la Unión Europea, Mariann Fischer-Boel, como un transeúnte atracado en un callejón durante la madrugada. El pillo le vacía la cartera y se aleja deprisa. Aunque no es de dinero su problema: es de sistema...

¿Quién se lleva esos millones (a los no avisados de la metáfora, aclaro que no son de ella, sino de la Comisión Europea)? Pues los productores lecheros de varios países de la UE que días atrás derramaron toneladas del alimento en los campos, porque los distribuidores les compran el litro a 20 centavos (¡después lo venden a 1.50 euros!) y no les alcanza siquiera para cubrir los costos.

La triste imagen de la leche botada, una carcajada grotesca en el rostro de la humanidad, ha acabado. El Parlamento Europeo aprobó incluir en el presupuesto de 2010 los 280 millones de euros dentro de un paquete de 300 millones, para ayudar a los ganaderos a sortear los bajos precios.

Con este calmante —¡es sorprendente el efecto analgésico que puede tener el dinero!— ahora los granjeros vuelven a sus casas e insisten en que los políticos apliquen recortes de producción para que el litro pase progresivamente a cotizarse a 40 centavos en enero de 2010, así como que le pongan cabeza al tema de crear una agencia de monitoreo integrada por consumidores, productores e industriales para determinar los volúmenes que se requieren y balancearlos con los precios. ¡Ah, y por supuesto!, continúan pidiéndole a la UE que no abandone en 2015 el sistema de cuotas por países, porque sería condenar el sector a la catástrofe...

¿Cómo funciona el sistema? Así: a cada país, Bruselas le asigna una cuota de producción. Si la rebasa, entonces los granjeros que entregaron leche de más al mercado deben pagar por ese plus, a razón de 27 euros por cada 100 kilogramos. Precisamente por estos días, Austria, Chipre, Italia, Luxemburgo y Holanda superaron sus entregas en 348 400 toneladas, por lo que son «multados» con unos 97 millones de euros.

Lo curioso es que, según el sitio web de la UE, este año la producción fue inferior a la del año pasado, por lo que se supone que, con menos leche en los estantes, los precios deberían subir. ¡Y no! Sucedió al revés: están por el suelo. Si ello ocurre mientras existen las cuotas, ¿qué pasará si estas desaparecen definitivamente...?

Como periodista de esta parte del mundo, veo una solución más que clara: si hay excedentes, dondequiera hay bocas humildes esperando. No lo digo yo: ¡lo ha dicho incluso un ministro belga!, quien pidió detener el espectáculo del desperdicio de leche y enviarla, procesada en polvo, a la cercana África. Pero nadie guarde vanas esperanzas. O la UE interviene como debe, esto es, limitando la especulación que empuja a los productores a la quiebra, o volverán a manar ríos blancos (ahora truncos) rumbo al subsuelo.

Si alguien sigue creyendo que el mercado «se regula él mismo», pues que espere y observe...

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.