Radio y TV Martí, una carga pesada para la Casa Blanca

El senador demócrata, Russ Feingold, considera de despilfarro gubernamental para Estados Unidos, las sustanciosas subvenciones a Radio y TV Martí

Autor:

Juventud Rebelde

El senador demócrata por el estado de Wisconsin, Russ Feingold, inició una campaña contra el despilfarro gubernametal en EE.UU. y enfocó sus primeras críticas contra las anticubanas Radio y TV Martí, informa la Agencia de Información Nacional (AIN).

Creadas en la etapa de mayor histeria contra la Revolución Cubana —la primera durante el mandato del presidente Ronald Reagan, el 20 de mayo de l985—, ambas constituyen una agresión flagrante, que viola las normas internacionales para los espacios radioeléctricos.

Luego, durante la presidencia de Bush padre, comenzó el 27 de marzo de 1990 la agresión televisiva, con la mal llamada TV Martí, la cual fue neutralizada a los 10 minutos de penetrar en los telerreceptores cubanos.

De acuerdo con una nota publicada hoy por The New York Times, y que reproduce el sitio Cubadebate, Feingold ha reactivado el famoso premio del «Vellocino de Oro» que adjudicó a ambas estaciones radiales

La iniciativa de Feingold recuerda la larga —y bien nombrada— campaña contra el despilfarro del Gobierno, encabezada por su predecesor, el ya difunto senador demócrata William Proxmire.

Según argumenta el New York Times, el Gobierno federal gasta 300 millones de dólares para una emisión a Cuba que casi nadie escucha o ve.

A su vez un comunicado del despacho del Senador sostiene que el presupuesto federal para estas emisoras es un despilfarro.

Los congresistas anticubanos de la Florida defienden celosamente el presupuesto para esas emisoras, añade el influyente diario estadounidense; sin embargo, el senador Feingold señala que Radio y TV Martí tienen un público muy reducido, en parte debido a la interferencia lograda por el Gobierno cubano, informa la AIN.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.