Renuncian dos altos jefes militares alemanes

El inspector general de las Fuerzas Armadas, Wolfgang Schneiderhan, y el secretario de Estado de Defensa, Peter Wichert, están involucrados en un ataque militar en Afganistán que causó la muertes de más de cien civiles

Autor:

Prensa Latina

Dos altos jefes del ejército alemán dimitieron este miércoles en Berlín, tras publicar el diario Bild informaciones relacionadas con un bombardeo de fuerzas de la OTAN en Afganistán que causó víctimas civiles.

La dimisión del inspector general de las Fuerzas Armadas, Wolfgang Schneiderhan, y el secretario de Estado de Defensa, Peter Wichert, confirman que el Ministerio de Defensa alemán «tenía claros indicios» de las muertes civiles provocadas por el bombardeo.

El ataque aéreo, lanzado el pasado cuatro de septiembre, fue ordenado por el entonces comandante del contingente alemán, Georg Klein, y costó la vida a cerca de 142 civiles afganos, pese a que el ex ministro de defensa alemán Franz Josef Jung anunció días después que las víctimas eran insurgentes de la guerrilla talibán.

Según reportes de un informe militar secreto publicado hoy por el diario alemán, Jung ocultó datos sobre esta operación militar y en aquel entonces dijo que no hubo víctimas civiles, información refutada por una investigación.

Hace tres semanas el nuevo ministro federal de Defensa, Karl-Teodor zu Guttenberg, disculpó la decisión del mando militar alemán al calificar de «militarmente conveniente» el controvertido bombardeo sobre Kunduz.

Schneiderhan aseguró que el informe de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) coincide con la versión de Klein, quien justificó el ataque con el argumento de que la acción se dirigió contra camiones cisterna conducidos por talibanes, y dispuestos a atentar contra una base militar alemana.

Tras el conocimiento público de estos detalles, el caso pasó a manos de la Fiscalía General de Alemania, que deberá determinar si existen suficientes argumentos para abrir una investigación.

A su vez, la Fiscalía de Dresde, en el este de Alemania, determinó que el problema debe resolverse de acuerdo con las reglas que establece el derecho internacional penal para los conflictos armados.

Esta entidad se convierte en el primer organismo jurídico alemán que califica de guerra la contienda en Afganistán.

La información publicada hoy por el periódico Bild coincide con las conversaciones que sostiene el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, con el gobierno alemán para definir los próximos pasos a seguir en Afganistán, a lo que se suma el debate en el Bundestag (parlamento federal) sobre la prolongación de sus tropas en ese país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.