Debaten sobre reconstrucción de Haití en Santo Domingo

Propone República Dominicana transformar su deuda externa en ayuda al vecino país

Autor:

Juventud Rebelde

SANTO DOMINGO, enero 18.— La primera reunión sobre la reconstrucción de Haití tras el terremoto de la pasada semana, se realizó el lunes en Santo Domingo con un llamado a coordinar efectivamente la ayuda internacional, que debería ser de 10 000 millones de dólares para los próximos cinco años, reportó AFP.

La cita estuvo encabezada por el presidente haitiano René Preval y su par dominicano Leonel Fernández, quien insistió en la necesidad de una «convergencia internacional» para que el impacto de la ayuda humanitaria «surta el efecto deseado».

Preval afirmó que la reconstrucción no se logrará únicamente «desde el exterior», sino que será necesario fortalecer «las instituciones democráticas» nacionales.

Por su parte, el dominicano Fernández aseguró: «Hemos visto que Haití tal vez va a requerir de unos 2 000 millones de dólares al año», y calificó también como imperiosa la coordinación interna para canalizar la ayuda, a través de la creación o el fortalecimiento de una autoridad central.

Fernández dijo que en próximas reuniones deberá debatirse cómo reunir la ayuda financiera para Haití, y adelantó que una posibilidad podría ser redirigir hacia ese fondo el pago de deudas que algunos países tienen con organismos internacionales. «República Dominicana tiene una deudas con el Club de París. Vamos a honrar esa deuda, pero esperamos que ese pago sea canalizado a la creación de un fondo especial para Haití. Es una sugerencia que haríamos», planteó.

Otra asistente, la vicepresidenta del Gobierno de España, María Teresa Fernández de la Vega, coincidió en que «es necesaria la implicación de toda la comunidad internacional», mientras el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció que condonará la deuda que mantiene Haití, calculada en 480 millones de dólares, y dijo que donará 364 millones de dólares.

El encuentro tuvo como objetivo preparar las próximas citas internacionales de países donantes de Haití. La primera de ellas se celebrará en Montreal el 25 de enero a nivel ministerial.

60 por ciento de edificaciones en el suelo

La situación causada por el sismo en Puerto Príncipe hace afirmar a expertos internacionales sobre el terreno que un 60 por ciento de las edificaciones han sido totalmente destruidas, declaró Ricardo García Nápoles, embajador de Cuba en Haití, citado por la AIN.

En un intercambio con especialistas venezolanos llegados en ayuda del pueblo haitiano, el diplomático recibió la apreciación de aquellos sobre el terreno, que les permite asegurar que está seriamente dañado otro 30 por ciento de las instalaciones en el territorio capitalino, y el restante diez por ciento tiene una posición de relativa estabilidad constructiva.

Según Raymundo Gómez, corresponsal de la AIN en la principal urbe haitiana, aún quedaban bajo los escombros cuerpos sin vida de los que no pudieron escapar al colapso de las edificaciones, en su inmensa mayoría construidas con bloques, argamasilla, cemento y otros materiales, pero endebles ante un fenómeno natural como el terremoto.

El funcionamiento del Gobierno central, sus ministerios y otras entidades, se ha desestabilizado por la pérdida de personal, documentos trascendentes y otros aspectos fundamentales.

Según se constató, la población de la capital empieza a salir del primer impacto terrible del sismo, y ya se ven puntos de venta de frutas, refrescos y otros artículos, así como de elaboración de alimentos ligeros. Por el día, se aprecia el constante ir y venir de un lado para otro de miles de personas que lo han perdido todo y buscan infructuosamente conocer el paradero de parientes y amigos, o donde asearse, alimentarse o pernoctar.

La población permanece pasiva en los puntos de refugio al aire libre, en parques y terrenos deportivos, o acampando con carpas improvisadas en patios, aceras y calles. La tranquilidad envía una clara señal hacia los que están batiendo banderas de militarizar la capital ante la posibilidad de amenazas de desorden y de vandalismo.

Durante la jornada se conoció que el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) George Gauvin, en la comuna Grand Goave, se alista como sitio de auxilio médico cubano a los heridos de los lugares circundantes del Departamento Oeste de la capital. Se trata de uno de los cinco CDI terminados hasta el momento en el país, con el esfuerzo mancomunado de Venezuela y Cuba, de los diez concebidos en el propósito general de este tipo de colaboración.

Más de 460 pacientes han sido atendidos en ese lugar, en condiciones extraordinarias, y entre los casos tratados se cuentan tres partos. Su directora, la doctora Eisy Infante, declaró que el sismo sorprendió a los ocho especialistas cubanos dentro de la instalación, pero todos resultaron ilesos a pesar del daño en el ala izquierda del edificio. Inmediatamente comenzaron a llegar casos de lesionados, con fracturas y heridas leves y graves, a los que se les brindó auxilio en el patio trasero, debajo de unas carpas improvisadas.

Frustrante situación en el aeropuerto

Miembros de la organización Médicos sin Fronteras (MSF) expresaron «frustración» por las demoras de cargas que no pudieron aterrizar en Haití, y cuestionaron la organización operativa del aeropuerto local, a cargo de EE.UU.

Benoit Leduc y Loris de Filippi, quienes están en la capital haitiana, declararon a ANSA que están frustrados, ya que tienen 200 heridos para operar de urgencia, pero carecen de elementos quirúrgicos, a pesar de contar con equipos y quirófanos.

Dos cargueros de  la entidad fueron desviados a República Dominicana, tras no haber podido aterrizar el domingo en Puerto Príncipe, cuyo aeropuerto está atestado.

EE.UU. fue acusado de privilegiar el arribo de aviones de ese país y de desviar los de otras naciones y organizaciones. Las 65 toneladas transportadas por una aeronave, que aterrizaron en la terminal dominicana de Samana, fueron descargadas y enviadas por tierra.

El ex presidente estadounidense Bill Clinton, enviado especial de la ONU a Haití, defendió este lunes el ritmo de la entrada de ayuda exterior al país caribeño, aun cuando aumenta la preocupación acerca de que los suministros tardan en llegar.

Desde Santo Domingo, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, admitió que «la ayuda está, pero no llega» a Haití, por lo que insistió en coordinar las acciones de distribución.

Entretanto, la agencia ANSA dio cuenta desde Roma de la directora del Programa Alimentario Mundial (PAM), Josette Sheeran, para enviar urgentemente cien millones de raciones alimentarias a Haití, para paliar el hambre  de la población en los próximos 30 días.

Durante las próximas semanas, la agencia de la ONU se propone  distribuir el equivalente a cien millones de alimentos listos para consumir. Varios millones de raciones están en viaje, informó Sheeran, y agregó que «43 toneladas de alimentos deberían llegar a Haití» en los próximos días. También el PAM entregó en la capital víveres para una semana a 100 000 personas.

Un reporte del corresponsal de la AIN señalaba que la ayuda alimentaria está llegando al aeropuerto capitalino, pero inexplicablemente se retiene en sus instalaciones sin que se organice su adecuada y disciplinada distribución.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.