Adopta el ALBA importantes acciones para ayudar a Haití

Cancilleres del grupo integrador se reunieron en Caracas para decidir un plan de reconstrucción que garantice la independencia y la soberanía de la devastada nación caribeña

Autor:

Juana Carrasco Martín

CARACAS.— Un Fondo Humanitario para Haití con un capital inicial de cien millones de dólares fue propuesto ante el Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) por el presidente venezolano Hugo Chávez, quien señaló que estará dirigido a financiar las actividades que desarrolle el grupo integracionista para enfrentar la devastación generada por el sismo del pasado 12 de enero.

«Vamos a centrar nuestro máximo esfuerzo en la atención a las personas que han sido afectadas por esta catástrofe que enlutó a nuestro continente, pero para ello hace falta financiamiento, que lo haremos con este Fondo Humanitario», expuso el líder bolivariano ante el primer ministro de Dominica y presidente de la Comunidad de Estados del Caribe (Caricom), Roosevelt Skerrit, y los cancilleres de Cuba, Bolivia, Ecuador, San Vicente y las Granadinas, el enviado especial de Nicaragua, y representantes de Antigua y Barbuda, y Venezuela.

El jefe de Estado bolivariano aseguró también que Venezuela mantendrá el envío de combustible y la condonación de la deuda haitiana.

Los cancilleres de los estados del ALBA-TCP, reunidos desde el domingo en esta capital, aprobaron un plan integral de ayuda de emergencia, rehabilitación y reconstrucción de Haití en el área de la salud, la educación y la infraestructura que aglutine los esfuerzos de todos los países del grupo integrador.

En el sector de la salud se aprovecharán las experiencias acumuladas y las condiciones ya creadas en el terreno, proyecto que contemplará el aseguramiento desde el punto de vista de logística, infraestructura, transporte, soporte técnico y abastecimiento.

En su programa Aló Presidente del domingo el mandatario venezolano ya había indicado que «los médicos cubanos han hecho miles de operaciones y vacunaciones. Es necesario hacer un plan estratégico especifico a corto y largo plazo para la instalación de hospitales, plantas potabilizadoras de agua, agricultura, producción de alimentos y atención en las escuelas».

Venezuela ha creado un puente de ayuda y desde las primeras horas inmediatas al siniestro llegó a la hermana nación caribeña un equipo de la Fuerza de Tarea Humanitaria Simón Bolívar que fue reforzada en los días posteriores para las operaciones de rescate de los sobrevivientes y luego para iniciar acciones de reconstrucción.

El comunicado del Consejo Político del ALBA-TCP fue leído por el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, y en el se señala «la preocupación por la grave situación que atraviesa la hermana nación caribeña de la República de Haití».

La declaración resalta que los esfuerzos para la reconstrucción de Haití «deberán tener al pueblo y al gobierno de ese país como principales protagonistas, respetando los principios de soberanía e integridad territorial, así como el más amplio, equitativo, participativo y transparente trabajo conjunto de la comunidad internacional en la reconstrucción de Haití», y destacan el papel central de coordinación de las Naciones Unidas.

Un punto fundamental en la preocupación de los representantes del ALBA-TCP es «la excesiva presencia de fuerzas militares extranjeras en Haití, sin motivos que lo justifiquen y sin precisión sobre su autoridad, propósitos, competencias y tiempo de permanencia, lo que amenaza con complicar más las condiciones en el terreno y la materialización de la cooperación internacional».

Otro de los acuerdos tomados en Caracas se refiere al envío de una representación de alto nivel del ALBA-TCP para que sostenga un encuentro con el presidente haitiano René Preval, le exprese la voluntad de cooperación del grupo y le proponga el Proyecto Integral de cooperación.

También se retoman los planes de apoyo a la generación de energía eléctrica, garantizando el suministro de combustible a las plantas de Cabo Haitiano, Gonaives y Carrefour, y mantener el apoyo a través de Petrocaribe. La asistencia para el desarrollo de la agricultura y el impulso a la educación, cuya infraestructura quedó devastada, también está en los propósitos.

Además, el Consejo acordó aprovechar la capacidad logística de la empresa petrolera CITGO en Estados Unidos para la adquisición y traslado hacia Haití de los insumos, materiales y equipos especializados necesarios para los planes de reconstrucción, en vista del colapso de los puertos haitianos y de la cercanía geográfica de las bases operativas de esta subsidiaria de la venezolana Pdvsa.

Reconocimiento a Cuba, Venezuela y Dominicana

Mientras, el primer ministro haitiano, Jean Max Bellerive, enfatizó que su pueblo necesitará una y otra vez estar acompañado para hacer frente al colosal trabajo que será la reconstrucción, y calculó que Haití necesitará entre cinco y diez años para ello, informó PL.

Al intervenir en Montreal en la sesión inaugural de la Conferencia ministerial de donantes sobre Haití, Bellerive destacó la solidaridad y la cooperación de países, organismos internacionales y agrupaciones regionales.

En particular mencionó la ayuda de Cuba, Venezuela y República Dominicana, que inmediatamente llegaron para asistir a nuestra población afectada, apuntó, destaca PL.

Según informó este lunes el ministro de Salud haitiano, Alex Larsen, el movimiento telúrico dejó alrededor de 150 000 muertos a nivel nacional, en tanto que los heridos rondan los 200 000.

Además de la ayuda para enfrentar la emergencia, el país necesita al menos 10 000 millones de dólares para la reparación de los daños.

El primer ministro haitiano considera necesario ir más allá de la reconstrucción y avanzar hacia la transformación de sectores económicos claves, como el turismo y la agricultura, para poder encaminar el país hacia el desarrollo.

Unas 800 000 personas afectadas por la catástrofe permanecen en improvisados campamentos en los alrededores de Puerto Príncipe, mientras que 235 000 emigraron hacia zonas rurales en busca de vivienda y trabajo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.