Prosigue Foro Social Mundial discusión sobre otro mundo posible

La jornada de este martes estará marcada por la celebración de la década de existencia de ese encuentro, en el cual está anunciado la asistencia del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva

Autor:

Juventud Rebelde

El encuentro conmemorativo del décimo aniversario del Foro Social Mundial (FSM) prosigue este martes la discusión sobre otro mundo posible en su primera sede, Porto Alegre, capital del estado brasileño de Río Grande do Sul, refiere Prensa Latina.

La jornada de este martes estará marcada por la celebración de la década de existencia del FSM, en la cual está anunciada la asistencia del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, como uno de los miembros del Foro, la cual se realizará en el Gimnasio Gigantiño de la capital gaucha.

El avance de la derecha en América Latina, pese a la derrota del neoliberalismo y al surgimiento de gobiernos de izquierda o populares en buena parte de las naciones de la región, constituyó una de las preocupaciones de los oradores en la inauguración y la primera sesión del encuentro, al que asisten unos 30 mil delegados.

La defensa de la unidad de las propuestas de la sociedad y la necesidad de la movilización constante en favor de las causas sociales, así como los desafíos y retos del Foro en los próximos años y el devastador terremoto en Haití marcaron también las intervenciones.

El coordinador del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), Joao Pedro Stédile, sostuvo que continuamos con la hegemonía total del capital y precisamos derrotarla.

Por su parte, el empresario Oded Grajew, considerado el padre del FSM llamó a la movilización permanente para que las propuestas del foro se transformen cada vez más en políticas públicas, a la vez que defendió el cambio de la conciencia indivial y la articulación de diferentes organizaciones en faro de otro mundo posible.

En horas de la tarde de este lunes, unos 10 mil asistentes realizaron la tradicional caminata de apertura del Foro por las principales calles de Porto Alegre, encabezados por unos 150 representantes de creencias religiosas de origen africanos, vestidos de blanco y abriendo el camino al resto de los participantes.

Con disímiles carteles proclamando la preservación del medio ambiente, el fin del neoliberalismo, la lucha por el estado palestino, la oposición a los productos transgénicos, la defensa del petróleo brasileño para el pueblo y hasta sobre la libertad religiosa y sexual destacaban entre los manifestantes.

El encuentro del FSM se extenderá hasta el próximo viernes y hasta ese momento están planificadas más de 600 actividades en la sede de la reunión y otras ciudades de Río Grande do Sul y de Brasil.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.