Decisión iraní sobre uranio enriquecido desata nuevas amenazas

Irán informó que el enriquecimiento de uranio hasta un 20 por ciento se reiniciará el martes próximo en la central de Natanz, a lo que los gobiernos occidentales respondieron con sanciones y denuncias ante organizaciones internacionales

Autor:

Juventud Rebelde

TEHERÁN, febrero 8.— La decisión del gobierno iraní, anunciada este lunes, de reiniciar el enriquecimiento de uranio hasta un 20 por ciento en la central de Natanz, provocó nuevas amenazas de los gobiernos occidentales, señaló AFP, en tanto EFE afirmaba que EE.UU. preparaba nuevas sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El ministro de Defensa francés, Hervé Morin, y su homólogo estadounidense, Robert Gates, confirmaron desde París que los gobiernos de Francia y EE.UU. impulsarán ante la ONU la adopción de las medidas. La canciller alemana, Angela Merkel, también se mostró a favor de una actuación más dura, al considerar que «los últimos anuncios muestran que Irán no dará su brazo a torcer».

Irán informó que el enriquecimiento de uranio se reiniciará el martes próximo y dio a conocer la decisión a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), a la que invitó a estar presente, por medio de sus inspectores, en Natanz, «ya que todas las instalaciones nucleares de la República  Islámica se hallan bajo el control de la Agencia», precisó el representante iraní, Ali Asghar Soltanieh, citado por IRNA, dijo AFP.

La decisión se adoptó, según Teherán, debido al bloqueo de las negociaciones con los Seis (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania) sobre el suministro a Irán de combustible enriquecido al 20 por ciento, que Teherán ha dicho que necesita para un reactor de investigación médica.

Según el representante iraní en la AIEA, «han transcurrido más de ocho meses desde que Irán dijo al Director General de la AIEA que necesitaba combustible». «No podíamos esperar  más para satisfacer las necesidades de nuestros enfermos cuyos cuidados requieren isótopos» afirmó Soltanieh, luego de reiterar que «la puerta sigue abierta».

Desde Tel Aviv, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, también hizo oídos sordos a esos argumentos y acusó a Irán de «reírse del mundo».

Ante la reacción internacional, el presidente Ahmadinejad comunicó que su país detendrá el proceso tan pronto como se alcance un acuerdo para importar uranio enriquecido al 20 por ciento, una proporción que no basta por sí misma para fabricar armas nucleares, ratificaron expertos citados por ANSA.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.