Nevada congela a Roma

El inespererado evento climatológico ha sido el más fuerte de su tipo en la capital italiana  en los últimos 24 años

Autor:

Prensa Latina

ROMA, febrero 12.— Esta capital se despertó este viernes bajo una intensa nevada, la más fuerte en los últimos 24 años y un evento climatológico inesperado, dijo Massimiliano Pasqui, del Instituto de Biometeorología de Florencia.

Emblemáticos monumentos romanos como la Fontana di Trevi, el Coliseo, el Vaticano y la Plaza España amanecieron cubiertos de nieve, algo que no sucedía desde el 27 de enero del 2005 en esta ciudad.

Las zonas más afectadas por la tormenta fueron el centro histórico y la zona sur, aunque los residentes en la costa romana como la localidad de Ostia también contemplaron perplejos la caída de copos de nieves sobre el mar.

La isla de Cerdeña, situada al oeste de la península itálica, también registra nevadas excepcionales en ciudades como Cagliari y Alguer, poco habituadas a este fenómeno atmosférico que se extiende hasta la sureña Reggio Calabria.

Meteorólogos aseguran que en las próximas 48 horas continuarán las heladas en Roma, donde no se espera una mejoría del tiempo hasta la mitad de la venidera semana. Los efectos del mal tiempo ya se observan en algunas arterias principales como la Vía Aurelia, por el lento movimiento de los vehículos.

Algunos aeropuertos retrasaron los vuelos e incluso tuvieron que cambiar su lugar de aterrizaje por la acumulación de nieve, mientras el transporte pesado también se ha visto ligeramente perjudicado en el tránsito.

Importantes autopistas italianas están bloqueadas y numerosas escuelas permanecen cerradas como consecuencia de la influencia de una masa de aire muy frío de origen ártico acompañada de fuertes vientos, lluvia, nieve y bajas temperaturas.

La Protección Civil alertó sobre el peligro de aludes en Los Alpes y los Apeninos, vientos fuertes en las islas cercanas a la Península Itálica y marejadas a lo largo de la costa este, donde está influyendo el mal tiempo.

Los antecedentes similares que recuerdan los romanos datan del 11 de febrero de 1986, aunque las mayores nevadas registradas en las estadísticas del tiempo fueron en 1939, 1956 y 1965, en las cuales se acumularon hasta 50 centímetros de nieve en las calles.

El más largo período de eventos de este tipo fue en la temporada invernal de 1956, cuando los copos blancos se amontonaron cuatro veces en el mes de febrero sobre Roma.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.