Nuevo grupo de médicos formados en Cuba inician tareas de prevención en Haití

El grupo de 50 galenos, parte de un contingente de 206 profesionales de 24 países egresados de la ELAM que viajará a Haití, llegó presto a comenzar de inmediato los servicios de salud en Leoganne

Autor:

Juventud Rebelde

El segundo grupo internacional de galenos formados en la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba (ELAM) ultima detalles en su campamento en la localidad haitiana de Leoganne, para iniciar este martes la atención a la población.

La estrategia de trabajo de este colectivo está orientada a la atención primaria de la población de Leoganne, localidad ubicada a unos 22 kilómetros al suroeste de la capital.

En grupos de tres o cuatro médicos en pesquisas de salud, penetrarán en los asentamientos para determinar, entre otros datos, número y ubicación de embarazadas, niños por edades, cifras de personas hipertensas, y orientarán los correspondientes tratamientos, en jornadas de prevención.

Este trabajo permitirá que sólo llegue al hospital el paciente que verdaderamente necesita otro tipo de atención.

«En este momento hemos borrado las banderas, tenemos una firme nacionalidad, somos latinoamericanos, africanos, somos haitianos y somos profundamente cubanos», expresó el médico Néstor López, original de Chiapas, México.

El grupo de 50 galenos, parte de un contingente de 206 profesionales de 24 países egresados de la ELAM que viajará a Haití, llegó presto a comenzar de inmediato los servicios de salud a la ciudadanía en Leoganne, sin embargo la tarea inicial que los recibió fue acondicionar el campamento, y la asumieron con todo empeño.

Armar casas de campaña, cavar fosos para desechos y servicios sanitarios, establecer normas internas de funcionamiento han sido algunas de las labores de las primeras jornadas, en las que han recibido la cooperación de haitianos residentes de la zona.

Según narra la doctora nicaragüense María Esther, con una sonrisa a flor de labios, la primera obra inaugurada fue una ducha, construida con materiales rudimentarios.

De acuerdo con la galena, todas las actividades están reguladas en el campamento, entre ellas el lavado de la ropa, que recae mayoritariamente en los hombres, así como las labores que requieren gran esfuerzo físico.

El fregado de la loza es compartido entre hombres y mujeres, y todos tienen la responsabilidad de ahorrar los recursos.

«Hemos acordado cómo nos vamos a ayudar para ahorrar el agua, el detergente,  pues no sabemos cuánto tiempo nos llevará cumplir la tarea, tenemos que ir tomando providencias para ahorrar recursos», comentó Esther.

Un grupo de 50 jóvenes, que llegó como avanzada, ya comenzó una labor similar en la comunidad de Croix des Bouquets, al noreste de esta capital.

La misión médica cubana en Haití está integrada por más de mil colaboradores, entre ellos más de 400 médicos haitianos formados también en la ELAM.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.