Presidente del Senado mexicano condena bloqueo norteamericano contra la Isla

Concluye en La Habana reunión interparlamentaria entre los dos países. Firman Declaración Conjunta que aboga por el fortalecimiento de las relaciones bilaterales

Autor:

Nyliam Vázquez García

«La XI Reunión Interparlamentaria México-Cuba ha cumplido su objetivo», aseguró el presidente del Senado de México, Carlos Navarrete, quien explicó que los acuerdos adoptados van a permitir que los Parlamentos de ambos países sigan caminando en una relación fluida, constructiva, que ayude a que la diplomacia parlamentaria sea un puntal para que la diplomacia general de los dos países haga lo propio.

En declaraciones a la prensa luego de la clausura oficial, Navarrete también reiteró la condena al bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a Cuba desde hace más de medio siglo, al que calificó de «anacronismo histórico». En ese sentido, aunque lamentó las presiones que sufre el gobierno de Barack Obama por parte de la derecha estadounidense, expresó su convicción de que el ejecutivo debiera colocar el levantamiento de esa política como parte de su agenda prioritaria.

«El mundo espera desde hace mucho tiempo el levantamiento del bloqueo y creo que es una obligación que el gobierno norteamericano tiene pendiente», indicó Navarrete.

La XI Reunión Interparlamentaria Cuba-México concluyó este sábado con la rúbrica de una Declaración Conjunta por parte del presidente del Senado de México y Ricardo Alarcón de Quesada, titular de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Alarcón calificó el encuentro de muy productivo y puntualizó que se trata de un punto culminante en una relación siempre fraternal.

El texto aprobado por las partes, recoge los temas debatidos y los acuerdos a que  arribaron, al tiempo que ratifica el compromiso de los delegados de trabajar por el fortalecimiento de las relaciones bilaterales y la integración de América Latina y el Caribe. También aboga por continuar estas reuniones y dar seguimiento a los acuerdos.

La Declaración Conjunta recoge una enérgica condena al bloqueo, el agradecimiento cubano al voto de México a favor de la resolución que cada año en la ONU, con una abrumadora mayoría de votos, demuestra la necesidad de ponerle fin a esta injusta política, así como el rechazo a la aplicación de leyes extraterritoriales contra Cuba como la Ley Torricelli y la Ley Helms-Burton.

«Ambas delegaciones rechazaron una vez más que se mantenga en prisión injustamente y desde hace más de 11 años, a los Cinco cubanos que fueron encarcelados por luchar por la paz y contra el terrorismo y que continúe sin atenderse el reclamo de la opinión pública mundial», apunta la Declaración al llamar a todos los parlamentarios del mundo a desarrollar iniciativas factibles para multiplicar la solidaridad con Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino, en este año decisivo.

Las delegaciones de Cuba y México también recogieron en el texto su compromiso por continuar profundizando los lazos económicos entre ambas naciones a través de un grupo de acciones y subrayaron con especial interés el intercambio educativo cultural y deportivo, donde ya se tienen experiencias positivas.

Manifestaron además su preocupación y compromisos con otros temas como el cambio climático, la instalación de bases militares en la región, y la urgencia de brindar al pueblo haitiano toda la generosidad y ayuda material y moral.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.