Más de 700 muertos en Chile y toque de queda en las provincias de Concepción y Talca

Los chilenos amanecieron aterrorizados hoy cuando otro sismo, de 6,1 grados en la escala de Richter, sacudió la región del Maule, a 258 kilómetros al sur de Santiago

 

Autor:

Juventud Rebelde

SANTIAGO DE CHILE, febrero 28.— Los muertos por el terremoto y tsunami en Chile se elevaron a 708 y probablemente la cifra seguirá subiendo, dijo este domingo la presidenta Michelle Bachelet, tras decretar medidas de excepción para facilitar la ayuda a las zonas más afectadas, informó Reuters.

«Estamos frente a una emergencia sin parangón en la historia de Chile», dijo Bachelet en una declaración desde el palacio presidencial, justo en momentos en que ocurría una nueva réplica del terremoto de 8,8 de magnitud que sacudió al país en la madrugada del sábado.

«La catástrofe es enorme. A la fecha, la última cifra con la que cuento es 708 muertos (...) y hay un número todavía yo diría creciente de personas desaparecidas», agregó. Además, afirmó que la cifra de víctimas probablemente seguirá en aumento.

La mandataria ordenó la reanudación en las próximas horas de los vuelos nacionales e internacionales en el país, suspendidos tras el terremoto.

También se decretó el estado de excepción en las provincias chilenas de Concepción y  Talca, para garantizar el orden público en las zonas más  afectadas por el terremoto.

Concepción vivió en las últimas horas saqueos a supermercados  e incluso la alcaldesa de la ciudad, Jacqueline Rysenberg, pidió el envío de militares desde Santiago ante el peligro de que la  situación escapara a todo control.

Fuerte répica sacudió región del Maule

Un nuevo sismo, de 6,1 grados en la escala de Richter, sacudió hoy la región del Maule, a 258 kilómetros al sur de esta capital, aumentando el temor de los chilenos, que la víspera sufrieron el más fuerte terremoto de los últimos 50 años, reporta Prensa Latina.

Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos, el nuevo movimiento telúrico, que afectó a la ciudades de Talca y Constitución, ocurrió a las 8:26 hora local, a 35 kilómetros de profundidad, y constituye otra réplica de las más de 90 que se han producido tras el terremoto de la madrugada del sábado.

Este domingo la directora de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), Carmen Fernández, dijo en entrevista a una televisora, que ya la cifra de muertos del fuerte sismo de 8,8 que la víspera causó fuertes daños en el centro del país llega por lo menos a 300.

Asimismo se reportan al menos un millón y medio de viviendas dañadas, la mitad de ellas inhabitables, mientras la cifra de damnificados se eleva a dos millones en 11 de las 16 regiones del país.

La funcionaria calificó el más reciente temblor como «muy fuerte» y pronosticó que los movimientos continuarán.

Mientras, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, se reunió esta mañana de nuevo con su gabinete para continuar supervisando las tareas de recuperación de las zonas afectadas por el sismo.

En esta capital ya se restableció el fluido eléctrico, pero se presentan todavía irregularidades en el transporte público, fundamentalmente el metro, mientras en las ciudades más afectadas continúan las penosas labores de búsqueda de víctimas y sobrevivientes entre los escombros.

En la ciudad de Concepción, una de las más afectadas por el terremoto, los bomberos lograron rescatar a 25 personas con vida bajo los escombros de un edificio de 14 pisos que se vino abajo y también extrajeron de las ruinas ocho cadáveres, según informó a la prensa Fian Argó, comandante del Cuerpo de Bomberos.

Allí mismo y casi al mismo tiempo del nuevo temblor, más de un centenar de personas asaltó la bodega de almacenamiento de un supermercado. Los asaltantes aprovecharon que en el lugar había solo seis policías, pero rápidamente llegó un contingente mayor de uniformados antimotines que usaron gases lacrimógenos y carros lanza-agua para dispersarlos.

Al otro lado del río Bío Bío en San Pedro, otros se abalanzaron sobre un centro comercial. Una tienda de vídeos fue incendiada, dos cajeros automáticos fueron partidos, un banco fue robado y un supermercado saqueado, en el que la policía mantiene ahora fuerte vigilancia.

Aunque las autoridades manejan con cautela la cantidad de fallecidos, observadores consideran que debe ser mucho mayor de la reportada hasta ahora, teniendo en cuenta los enormes destrozos que se aprecian.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.