Abril joven en Haití

Entre los colaboradores cubanos en la hermana nación se encuentran algunos jóvenes, quienes honran con su ejemplo a la juventud cubana

Autor:

Isidro Fardales

Abril llegó y en breves días habrán transcurrido tres meses del sismo que asoló a varias ciudades de Haití y a su capital, Puerto Príncipe. Lejanos se ven aquellos nefastos días en que arribamos a esta nación con el primer refuerzo de médicos y personal auxiliar enviado por Cuba, todos con una marcada experiencia en atención médica ante desastres naturales en diferentes partes del mundo, y quienes se sumaron a la Brigada médica de la Isla que desde años atrás laboraba en Haití.

Fuimos testigos de la maestría y empeño de nuestros médicos, puestos en función de salvar seres humanos, con los recursos que en esos momentos tuvieron a mano, aun a costa de perder su vida, pues las jornadas se sumaban una tras otra, acompañadas de las fuertes réplicas del terremoto principal.

Los días dejaron de ser de 24 horas. No hubo tregua ni descanso. Salvar la mayor cantidad de seres humanos posible era el único horizonte que veían.

Cirujanos, ortopédicos, médicos generales integrales, enfermeras, personal auxiliar, entre otros, escribieron, una vez más, gloriosas páginas de solidaridad e internacionalismo con un protagonismo único en la historia.

Y todo esto lo rescato ahora de mi memoria porque en este recuento no aparecen en mis imágenes muchos jóvenes. Claro está, para enfrentar las graves consecuencias que deja un fenómeno como este se necesita personal experimentado, forjado en el ejercicio por el tiempo.

Esta reflexión me aflora ante la inminencia de los aniversarios 49 de la Organización de Pioneros José Martí y 48 de la Unión de Jóvenes Comunistas, y —por supuesto— el IX Congreso de la organización juvenil, el venidero fin de semana. Serán días de júbilo, pero también de reflexión, de análisis de resultados, de compromiso y reconocimiento.

Y quise sumarme a la gran fiesta tratando de conversar con los jóvenes cubanos que hacen su aporte internacionalista aquí. Sin embargo, haciendo valer una frase del llamamiento a este Congreso: «atemperándonos a los desafíos y asumiendo nuestro papel en cada momento histórico», ellos se encuentran laborando en los lugares más lejanos, a los que yo no podría llegar en tiempo.

No obstante, nuestra amiga perseverancia llevó mis pasos al hospital El Renacimiento de Puerto Príncipe, donde nos encontramos con el joven ingeniero en control automático Junior Enrique López, quien desde hace un año ejerce como electromédico de esa institución de salud.

Nos expresó que representar a Cuba como internacionalista es un honor para cualquier cubano, sobre todo si es militante de la UJC. Y que estas tareas sumamente importantes que encomienda la Revolución, constituyen un reto que debe cumplirse exitosamente.

El Congreso es de vital importancia porque del debate y los análisis saldrán ideas que mejorarán el funcionamiento, siempre perfectible, de la organización en todos sus niveles, añadió Junior.

A propósito del aniversario de la UJC y de su IX Congreso, mi interés fue ir en busca del testimonio de otros jóvenes extranjeros que han compartido ampliamente con la juventud cubana. Son médicos graduados en la Escuela Latinoamericana de Medicina y que hoy están en Haití como parte de la Brigada Internacional Henry Reeve.

El médico chileno Cristian Espinosa nos dice que los jóvenes cubanos son alegres, sanos, muy dados al deporte, y al mismo tiempo resumen la experiencia de lucha de la juventud desde los primeros años de la formación de la identidad cubana: «una hermosa historia de batalla, de sacrificio», señaló.

«Creo que la UJC es reflejo de lo que es la juventud en la Isla, es el soporte de la Revolución. Son los primeros en dar un paso adelante ante cualquier eventualidad, ya sea dentro de Cuba o en otra parte del mundo».

Por su parte, el galeno costarricense Douglas Valverde aprovechó la oportunidad para felicitar en su aniversario a todos los jóvenes que integran la UJC y los llamó a tener conciencia del gran ejemplo que son y del prestigio que tienen a nivel internacional.

«Nos sentimos parte de la organización juvenil cubana y estoy muy orgulloso de estar en Haití, y compartir el mismo ideal internacionalista, la solidaridad, cosas con las cuales nos hemos identificado», aseguró.

El doctor argentino Alejandro Patagua apuntó que la UJC es la base fundamental de la Revolución Cubana y son los jóvenes de hoy, su sustento y desarrollo futuro.

Tampoco Alberto Campo, de Brasil, quiso dejar de enviar su mensaje de felicitación y homenaje por este nuevo aniversario de la UJC y por el IX Congreso. Con los cubanos compartió parte de su vida y fueron su escuela por la forma de ser y actuar en todas las esferas de la sociedad. «Son todos seres humanos de alta calidad moral y política», afirmó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.