Honran en Angola a héroes angoleños y cubanos de Cuito Cuanavale

En el acto homenaje el mandatario angoleño, José Eduardo Dos Santos, expresó que esos combatientes enaltecieron los valores de amistad y solidaridad entre los pueblos

Autor:

Prensa Latina

LUANDA, abril 1.— El presidente de Angola, José Eduardo Dos Santos, manifestó que celebrar el 22 aniversario de la Batalla de Cuito Cuanavale es hacer justicia a los héroes angoleños y cubanos que no dudaron en dar su vida en defensa de esta tierra africana, según PL.

En un acto homenaje en el Palacio Presidencial de la Ciudade Alta a los que lucharon en Cuito Cuanavale, el gobernante angoleños, José Eduardo Dos Santos, expresó que esos combatientes enaltecieron valores de amistad y solidaridad entre los pueblos

Consideró, por otra parte, que la gesta es el símbolo mayor de resistencia contra el régimen del apartheid surafricano.

Esa epopeya, escenificada en la provincia de Cuando Cubango, 825 kilómetros al sureste de Luanda, se convirtió a partir del 23 de marzo de 1988 en ícono para este continente, al transformar la geopolítica de África Austral.

La Batalla de Cuito Cuanavale es recordada aquí como hecho histórico que marcó la victoria de las Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola (FAPLA), junto a los internacionalistas cubanos, y namibios, contra el régimen del apartheid.

El sonado triunfo militar hizo que Sudáfrica abandonara territorio angoleño, se comprometiera a aceptar elecciones libres en Namibia (y con ellas su independencia) y democratizara como país, al ser derrotado el sistema segregacionista. En sus palabras, Dos Santos insistió en que la efeméride debe constituir también un momento de reflexión para las nuevas y futuras generaciones porque da fe de la generosidad y el espíritu combativo de la juventud angoleña y también de un elevado amor a la patria.

Consideró que la ofensiva final contra los racistas surafricanos fue preparada por Cuba y Angola, y afirmó que a las FAPLA les cupo la heroica misión de defender las líneas estratégicas conseguidas.

En Julio de 1988 —recordó— la contraofensiva alcanzó los objetivos esenciales y el Ejército surafricano se vio obligado a aceptar incondicionalmente los términos de su retirada total y definitiva de Angola.

Insistió en que tras la victoria en coalición del ejército angoleño con las fuerzas cubanas en Cuito Cuanavale, tuvo lugar en mayo de 1988 la primera reunión tripartita entre Angola, Cuba y Sudáfrica.

Durante ese encuentro —afirmó— los representantes del apartheid cedieron en toda la línea en los acuerdos de Nueva York, Estados Unidos, en diciembre de ese mismo año.

Al resaltar la importancia de esa decisiva batalla, expresó que Cuito Cuanavale devino «punto de viraje que desequilibró la balanza de fuerzas a nuestro favor, aumentando nuestro esfuerzo de resistencia contra las injerencias y agresiones externas».

Contribuyó además a la defensa de la soberanía y la integridad territorial de Angola y abrió el camino para el establecimiento de una paz definitiva en este país africano, aseveró.

La Batalla —subrayó— tuvo una gran repercusión en todo el continente y constituyó una referencia incuestionable en la afirmación de la identidad y dignidad de los pueblos africanos.

Por otra parte, obligó al régimen del apartheid en Sudáfrica a sentarse a la mesa de negociaciones, a liberar al luchador Nelson Mandela y aceptar la inevitable ascensión al poder de representantes de mayoría negra, argumentó.

Durante la ceremonia en la sede presidencial, el gobernante angoleño recibió el Trofeo de Guerra -sección de estera de un vehículo blindado surafricano- entregado a él por los combatientes como reconocimiento «por todo lo que ha hecho por los angoleños y el país».

En este acto de homenaje a luchadores de Cuito Cuanavale, estuvieron presentes los embajadores de Cuba en Angola, Pedro Ross Leal; de Namibia, Lineekela J. Mboti; de Rusia, Serguey Nenachev; y de Estados Unidos, Dan Mozena.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.