Bicentenario: el día que tenía que llegar

Miles, y miles, jubilosos y combativos, mujeres, hombres, jóvenes y niños, protagonizaron este día renovador en el apoyo a su Revolución Bolivariana y Socialista

Autor:

Juana Carrasco Martín

CARACAS.— El impresionante desfile civico-militar con que la República Bolivariana de Venezuela celebró el Bicentenario del inicio del proceso independentista, que continúa hoy en día en un batallar antimperialista y por la justicia social, solo podía tener una parada mayor en la presencia del pueblo venezolano congregado en el Paseo de los Próceres.

Miles, y miles, jubilosos y combativos, mujeres, hombres, jóvenes y niños, protagonizaron este día renovador en el apoyo a su Revolución Bolivariana y Socialista.

Y Venezuela no está sola, a la alegría de sus deportistas -la Generación de Oro que abrió  la revista desplegando la bandera tricolor-, a las expresiones culturales de los pueblos ancestrales sobrevivientes de cinco siglos de dominación y solo reconocidos como ciudadanos plenos por la Constitución bolivariana, a la extraordinaria belleza, colorido y variedad de ritmos que enriquecen a Venezuela, a la participación de campesinos, trabajadores, estudiantes, y junto a los 12 000 soldados de la Patria, se unieron otros pueblos del mundo.

Los tambores indígenas y africanos, el cuatro nacional con raíz hispana, el arpa y las voces ofrecieron un concierto muy especial, y también fue música el rugido de los medios de combate que hoy defienden al pueblo y lleva en sus manos el pueblo.

“Bonito día que tenía que llegar y llegó”, había aseverado el presidente Hugo Chávez Frías cuando el general de División, Celso Canelones, presentaba a quienes participaría en el acto, en Caracas, cuna de América, como la llamó José Martí y recordó el Comandante de esta Venezuela que camina con el socialismo, y garantiza –como lo hizo Bolívar- no solo su propia independencia.

Más de cuatro horas después, la caballería de El Libertador, a galope tendido, cerraba la columna de pueblo que por miles había hecho posible esta manifestación sin igual, toda una provocación para el verbo agradecido de su Presidente. No olvidemos que la Patria se hizo a caballo, se diría.

Chávez –quien agradeció a los presidentes y primeros ministros presentes: Raúl, Cristina, Evo, Rafael, Daniel, Roosevelt, Leonel, Baldwin y Ralph- expresó las emociones de seguro compartidas por su pueblo, agolpado en un Paseo de los Próceres más bello que nunca, bajo un intenso sol, o viéndolo en familia o la comunidad desde cualquier rincón de la patria venezolana:

“Ha sido este, sin la más mínima exageración, el mejor, el más completo, el más florido, el más profundo desfile de hombres, mujeres y niños que por aquí ha pasado en más de medio siglo; yo diría que en toda nuestra historia”... “De tanta Patria hecha gobierno, de tanto pueblo hecho gobierno”... “Somos los mismos pueblos resucitados” y “aquí brillaron las raíces de nuestros pueblos”, comentaba.

Y para quienes adversan y agreden obcecadamente una puntualización: “Esta Patria es para la paz. Quiero insistir en eso, se nos acusa, se nos señala, con perversidad estar aquí armándonos para la guerra”.

Y también una advertencia: “Nosotros, agredidos por el imperio yanqui, amenazados permanentemente, aquí estamos preparados, soldados y pueblo, pueblo y soldado, para defender hasta el ultimo milímetro de esta tierra sagrada, patria libre e independiente”.

Así fue esta jornada llena de prestancia, audacia, colorido, cultura, contenido político, revolucionario, independentista y popular. Una jubilosa carga de caballería nuestramericana, el ALBA que se expande y sigue haciendo historia y sigue en pie de lucha por la independencia continental.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.