Nuevas amenazas de Estados Unidos contra Irán

El presidente Barack Obama y la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, no cejan en su presión para que el Consejo de Seguridad apruebe sanciones «fuertes» contra Irán

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, mayo 13— El viaje a Teherán este fin de semana del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, puede ser la última oportunidad de diálogo con Irán antes de que se adopten nuevas sanciones, destacó este jueves el Departamento de Estado norteamericano, según EFE.

La declaración llega al tiempo que el presidente Barack Obama y la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, intensificaron las gestiones para lograr el nuevo paquete de sanciones en la ONU.

Brasil se opone a las sanciones de la ONU contra Irán y ha propuesto mediar en el conflicto junto con Turquía, cuyo presidente, Abdullah Gul, también visitará Teherán.

«Nosotros continuaremos debatiendo qué pasos concretos dejarán aún más claro a Irán las opciones que tiene frente a sí respecto a sus obligaciones internacionales sobre su programa nuclear», dijo Andy Laine, un portavoz del Departamento de Estado.

En tanto, la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Susan Rice, aseguró que las gestiones de Lula da Silva, el domingo en Irán, no entorpecerán la negociación de nuevas sanciones contra Teherán en el seno del Consejo de Seguridad.

Al respecto, Obama habló este jueves por teléfono con su colega ruso, Dmitri Medvédev, con el objetivo de acordar nuevas instrucciones a sus negociadores para llegar lo más pronto posible a una conclusión en debate de la ONU, según la Casa Blanca. El presidente estadounidense pretende lograr una resolución del Consejo de Seguridad para antes de finales de junio.

Clinton se comunicó con el canciller de Turquía, Ahmet Davutoglu, y le reiteró la postura de Washington, «ampliamente conocida, de que el incumplimiento por parte de Irán de sus obligaciones nucleares internacionales supone una preocupación seria», dijo Laine.

Brasil y Turquía quieren evitar las sanciones contra Irán y han propuesto que Teherán envíe a Turquía uranio levemente enriquecido y reciba material nuclear de mayor pureza, destinado a fines civiles.

Hasta ahora, Irán se ha mostrado reticente a aceptar las propuestas del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para enriquecer su uranio fuera del país y defiende su derecho a desarrollar su programa de energía nuclear con fines pacíficos.

EE.UU. no ceja en su presión para que el Consejo de Seguridad apruebe sanciones «fuertes» contra Irán.

Brasil y Turquía pertenecen al Consejo, lo que les da más influencia en el debate, aunque por ser miembros no permanentes carecen del poder de veto para bloquear una resolución contra Teherán.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.