250 millones de niños trabajan en el mundo

Con un llamado urgente para «meter un gol y erradicar el trabajo infantil» (en alusión al Mundial de Fútbol) intentaron los de la OIT centrar la atención hacia este problema

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

¿Qué es la infancia?, alguien pregunta. Es la etapa de jugar, aprender, crecer, fantasear sin límites. El momento ese que no vuelve, el único en que se tiene la oportunidad de desarrollar nuestros potenciales y soñar con brillantes planes para el futuro. Serían esas las respuestas más bienaventuradas.

Pero la realidad es otra. Para los 250 millones de niños y adolescentes en todo el mundo, que trabajan mucho antes de que sus frágiles huesos y almas estén preparados, la infancia es un sueño perdido.

De un lado a otro del mundo, en fábricas, en el campo, en la minería, en industrias, en talleres de artesanía, o como vendedores ambulantes, quienes con la mirada triste no conocen otra fantasía que la de la esclavitud moderna, ni otro juego que el de la supervivencia, no imaginan que se ha destinado un día para concienciar al mundo sobre la crueldad que el trabajo infantil acarrea a sus quebradizas vidas.

Es solo cada 12 de junio, Día Mundial contra el Trabajo Infantil, cuando la humanidad hace un alto en su ajetreo de crisis económicas, pomposos eventos deportivos y guerras, para voltear la cabeza y percatarse de lo que ocurre en torno.

«De no modificarse las tendencias actuales, quedará sin cumplirse en 2016 la meta de eliminar las peores formas de empleo de menores», afirma en esta jornada un mensaje de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que cifró la cantidad de menores vinculados a labores de alto riesgo en 115 millones.

Con un llamado urgente para «meter un gol y erradicar el trabajo infantil» (en alusión al Mundial de Fútbol, en Sudáfrica) intentaron los de la OIT centrar la atención hacia lo que sucede. ¿Podrán esos pequeños desde sus «puestos de trabajo» disfrutar de un golazo de justicia en su honor?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.