Regresa a Teherán científico iraní secuestrado en Estados Unidos

Shahram Amiri negó tener vínculos con el programa nuclear de su país y se definió como un ciudadano normal

Autor:

Juventud Rebelde

TEHERÁN,  julio 15.— El científico iraní Shahram Amiri confirmó hoy aquí que fue secuestrado el pasado año por agentes estadounidenses y sauditas, y negó tener vínculos con el programa nuclear de su país, como se creyó previamente. Con su hijo sentado en las piernas y rodeado de familiares y funcionarios del gobierno, el académico ofreció una rueda de prensa en el aeropuerto Imam Khomeini inmediatamente después de pisar Teherán, tras un largo viaje desde Estados Unidos, con escala en Qatar, anunció PL.

Amiri relató que fue secuestrado 14 meses atrás por miembros de las agencias de inteligencia norteamericana (CIA) y de Arabia Saudita (Istikhbarat) mientras realizaba la peregrinación musulmana del Hajj a La Meca, y fue trasladado luego a territorio norteamericano. Ellos me dieron un disparo que me dejó inconciente y entonces me transfirieron a Estados Unidos a bordo de un avión militar. En los primeros dos meses fue sometido a fuertes torturas psicológicas y mentales por agentes de la CIA, denunció el científico.

La administración estadounidense ha conectado mi secuestro con el caso nuclear de Irán para conseguir ciertos objetivos y ejercer presión sobre el gobierno iraní, prosiguió Amiri, quien se definió como un ciudadano normal. Asimismo, el vicecanciller persa Hassan Qashqavi rechazó que Amiri sea un científico nuclear, y lo describió como un investigador en una de las universidades de Irán.

Al proseguir el relato de su cautiverio, el recién llegado dijo que fue sometido a interrogatorios por agentes estadounidenses y a veces por algunos israelíes, que le insistieron para que anunciara que llevaba una laptop con importante información y que había solicitado asilo.

El científico añadió que agentes de la CIA y algunos del Mossad israelí lo habían amenazado con transferirlo a prisiones del régimen sionista, si se negaba a cooperar con ellos. Agregó que también le ofrecieron alrededor de 15 millones de dólares para que desertara y decidiera quedarse en suelo norteamericano, además de que tuvo que resistir intensas presiones de medios periodísticos de aquel país y de otros occidentales.

Según Amiri, le prohibieron contactar con su familia durante todo el cautiverio, odisea que terminó cuando pudo escapar de sus captores y refugiarse en la embajada paquistaní en Washington (representante de los intereses iraníes en Estados Unidos). Puntualizó que, pese a lo sufrido, nunca se derrumbará  y no reveló ninguna información secreta sobre el programa atómico de su país, a pesar de los videos que fue obligado a grabar con informaciones por momentos contradictorias sobre su situación, publicó PL.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.