Expulsión de gitanos despierta más rechazos en Francia

La postura vertical del clero colocó contra las cuerdas a la administración de Nicolás Sarkozy y a su ministro del Interior, Brice Hortefeux

Autor:

Juventud Rebelde

PARIS, agosto 24.— La decisión del Gobierno de Francia de expulsar a 700 rumanos y búlgaros residentes de forma ilegal en el país, y el desmantelamiento de 300 campamentos de gitanos, atiza hoy el rechazo de fuerzas políticas y la iglesia católica, informó PL.

Aunque el ambiente nacional es de aparente calma en razón de la etapa final de las vacaciones de verano, la postura vertical del clero colocó contra las cuerdas a la administración de Nicolás Sarkozy y a su ministro del Interior, Brice Hortefeux.

Sin embargo, ni siquiera los comentarios del Papa Benedicto XVI, quien en su misa dominical dijo en perfecto francés «que es necesario saber acoger a las legítimas diversidades humanas», parecieron influir demasiado en el Gobierno.

De hecho, Hortefeux subrayó que las palabras de Su Santidad están a tono con la actitud de Francia, que pondera una inmigración ordenada y legal, y rechaza los focos de delincuencia al referirse a las bandas de ladrones gitanos.

Así y todo, el padre Arthur de Lille, en el norte francés, fustigó las expulsiones programadas, devolvió una condecoración entregada tiempo atrás por Hortefeux y reclamó una «crisis cardíaca» a Sarkozy.

El prelado justificó sus comentarios al subrayar que las personas tras sufrir infartos en el miocardio se comportan de manera diferente, por lo cual señaló que un ataque al corazón de Sarkozy sería lo mejor para el tema de los inmigrantes.

Dominique de Villepin, ex primer ministro y actual líder del nuevo partido República Solidaria, no escatimó epítetos para desbarrar de su enemigo político y antiguo compañero de la centroderecha gobernante, es decir Nicolás Sarkozy.

Es una mancha de vergüenza sobre la bandera nacional, reiteró Villepin, a quien se sumaron integrantes del Partido Socialista y la izquierda en general, además del centrista MoDem y el Cristiano Demócrata de la ex ministra Christine Boutin.

Se trata de una comunidad ultra minoritaria, a la cual se maltrata de forma despiadada, coincidieron.

Para bajar un poco las tensiones, Hortefeux se manifestó favorable a debatir el asunto en una emisora radial francesa con el Cardenal André Vingt-Trois, presidente de la conferencia episcopal de Francia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.