Desastres naturales sacuden distintos puntos del planeta

Ya suman 44 víctimas fatales, 56 personas heridas y 16 desaparecidos a causa de las fuertes lluvias caídas en Guatemala el pasado fin de semana

Autor:

Juventud Rebelde

CIUDAD DE GUATEMALA, septiembre 6.— El recuento oficial del saldo por las inundaciones y derrumbes ocurridos el fin de semana a causa de las fuertes lluvias caídas en Guatemala alcanzó este lunes 44 víctimas fatales, 56 personas heridas y 16 desaparecidos.

Mientras, las autoridades reanudaron las labores de rescate —interrumpidas por nuevas precipitaciones— entre toneladas de lodo dejadas por un derrumbe del cerro Las Minas, al oeste del país, donde se cree aún permanecen personas sepultadas desde la noche del sábado, dijo Telesur.

En medio de los intensos trabajos para rescatar a las víctimas del alud, los propios socorristas se mantienen alertas ante la posibilidad de que se produzcan nuevos deslizamientos de tierra, debido a la humedad que presentan los cerros por las constantes lluvias.

Como consecuencia de las precipitaciones que caen desde el viernes último, se reportan hasta el momento, además de los fallecidos, 43 000 personas en riesgo, 11 495 evacuadas y 9 160 albergadas, señaló en un comunicado la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (CONRED).

Según cálculos oficiales, se requerirá de unos 500 millones de dólares para atender a las decenas de miles de damnificados y comenzar la reconstrucción de las infraestructuras afectadas.

Según pronósticos del centro meteorológico de Guatemala, las lluvias se moderarán en los días próximos pero se incrementarán a partir del jueves, lo que podría traer la ocurrencia de nuevos desastres debido a la humedad de los suelos, dijo ANSA.

Nueva Zelanda amplía el estado de emergencia

Mientras, del otro lado del mundo, en Nueva Zelanda, las fuertes réplicas que siguen al sismo de magnitud 7,1 en la escala de Richter que sacudió en la madrugada del sábado último a la ciudad de Christchurch, obligó a las autoridades a ampliar el estado de emergencia hasta el miércoles.

A las réplicas, una de ellas de 4,8 grados, se suman los vientos huracanados y las fuertes lluvias que están dificultando las tareas de rescate y de retiro de los escombros.

Todos los colegios, oficinas y comercios permanecerán cerrados hasta mediados de semana y también fueron interrumpidos los servicios del transporte público debido a las profundas grietas en numerosas calles, reportó DPA.

Unas 100 000 viviendas resultaron dañadas, muchas de ellas de manera irreparable y, de acuerdo con fuentes médicas, están apareciendo los primeros casos de infecciones gastrointestinales, que se estima son consecuencia de una contaminación del agua. Un 15 por ciento de las viviendas no tenía acceso este lunes al suministro del líquido y otras 3 500 continuaban sin electricidad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.