Casa a casa, cerro arriba - Internacionales

Casa a casa, cerro arriba

Así hace el Partido Socialista Unido de Venezuela su campaña para las elecciones del 26 de septiembre: tocando a las puertas y al corazón de los más humildes venezolanos 

Autor:

Juana Carrasco Martín

CARACAS.— El primer encuentro fue a un costado de la iglesia junto a la estación de Metro en la Parroquia El Valle. Visten sus franelas rojas con el lema a la espalda: El Pueblo Pa’la Asamblea, Vota PSUV; alistan las banderas, los pendones con la imagen de su candidato a diputado, Jesús Farías; verifican que las boletas de muestra sean suficientes y parten con alborozo, sonando bocinas y silbatos, a los que desde las aceras de la avenida no pocos responden levantando el puño cerrado y los brazos a manera de saludo militante, junto con exclamaciones de Viva Chávez…

Y minutos después la pequeña caravana de camiones y autos se sale de la avenida para emprender el camino empinado de los cerros por la calle 2. Se estrecha cada vez más la ruta donde las humildes casas de rojos ladrillos parecen comerse la maltrecha calle de asfalto que serpentea de forma increíble, y mientras más se asciende es mayor el saludo del pueblo que asoma a las pequeñas ventanas enrejadas con simples cabillas o sonríe bajo los dinteles de sus puertas, abiertas como sus corazones.

En Las Barandas se dejan los carros, allí está Gloria Vila para recibir a los patrulleros del Partido Socialista Unido de Venezuela, y abrirles el paso en el Consejo Comunal Vamos con Todo. Los vehículos han cumplido su trabajo, ahora este casi centenar de militantes, encabezados por el candidato, se adentra en el corazón del barrio, bajan y suben escalones de tamaño diverso, pisan fuerte sobre el suelo enfangado por las lluvias, en las estrechas pasarelas que se abren al precipicio o a los techos de otras casitas alzadas unas sobre otras en arquitectura de milagroso equilibrio, o caminan sobre los estrechos pasajitos rústicamente cementados, que muchas veces dejan ver el entrelazado de finas cabillas por sus «heridas», y abajo la floresta del valle.

Van animosos tras la arenga primera del candidato Jesús Faría. El recorrido casa a casa para decirle al pueblo por qué deben votar, cómo y por quién, está dedicado a Willian Lara, gobernador de Guárico, quien fuera también presidente de la Asamblea Nacional y destacada figura de la más reciente historia venezolana, desaparecido físicamente la víspera en accidente de tránsito cuando trabajaba por los campesinos de su querido estado llanero.

Le rinden homenaje como lo merecía el luchador guariqueño: no paran la campaña casa a casa para lograr que el voto popular, el próximo 26 de septiembre, le lleve a la Asamblea Nacional en mayoría absoluta y se garantice la continuidad de la Revolución Bolivariana y Socialista.

Así lo hubiera querido y por ello luchaba el hombre justo, honesto, revolucionario, inteligencia e indoblegable actuar frente al imperialismo, como lo presentó respetuosamente Jesús Faría: «Honremos a Willian Lara votando por las conquistas de nuestro pueblo, por la Revolución».

El caminito va desde Los 70 hasta Las Marías. Rosa se sale a cada paso de la columna, y como ella otras integrantes de la Unidad de Batalla 200, para hablar con las vecinas y vecinos, les entrega la boleta muestra, les dice cómo usar esa poderosa arma ciudadana el 26 de septiembre. Aquí es la llave de Chávez, arriba y a la izquierda, donde está impreso el símbolo rojo del PSUV. Enseña, aclara dudas y explica la obra que hay que defender.

Así hace el candidato Farías, a quien los pobladores del sector Las Terrazas reciben con esperanza y confiados de que sabrá responder a sus intereses en la Asamblea, tal y como lo hace el Presidente Chávez. Lo dicen unos y otros durante el recorrido que sigue ascendiendo los cerros caraqueños.

«Yo soy una vieja de 70 años, necesitamos la canalización de las aguas de lluvia que vienen como si fuera un río. Si se caen las escaleras perdemos más», asegura Margarita López, mientras le muestra el lugar por donde brotan las aguas, justo junto a su casita. Ella lleva más de 40 años viviendo allí, y luchando siempre, solo que ahora «confío en este gobierno».

Esa es la medida de cuánto ocurre en un casa a casa. Para valorar su efectividad, el comentario de Jesús Farías:

«Estas son jornadas de mucha alegría y participación de los militantes del PSUV. Estamos en uno de los sectores emblemáticos del chavismo, un barrio muy humilde y sabe que solo con la Revolución y consolidando el poder popular en un gobierno socialista es que podemos avanzar en la solución de los muchos problemas. El pueblo tiene que estar vinculado al Partido y el Partido con su pueblo. Esa es la garantía».

Bien diferente esta campaña a la que estamos viendo en los medios de comunicación opositores, y Farías asegura que «son partidos minúsculos, enanos. Si la gente vota por ellos es porque están insuflados por el odio contra Chávez de esos medios que privilegian al capital».

Yojaira y Amelia también indagan por cómo votar, no les preguntamos por quién respetando su secreto comicial, pero aseguran «hay que acomodar las cosas y tener más estabilidad, seguro que vamos a votar el 26»... y ellas mismas colocan junto a la puerta de la pequeña casa de techo de zinc y bloques sin cementar el pendón del candidato psuvista, el del chavismo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.