Continúa en Chile ayuno de 72 días de 32 indígenas

El arzobispo Ricardo Ezzazti, quien hace una semana inició gestiones mediadoras a petición del gobierno, no ha logrado hasta ahora sentar las bases para establecer una mesa de diálogo entre las autoridades y los representantes de los mapuches

Autor:

Juventud Rebelde

Al cumplirse 72 días y con los ayunantes cada vez más debilitados, prosigue la huelga de hambre de 32 mapuches presos que demandan cambios en las leyes por las cuales se les procesa por acciones violentas, informó PL.

El arzobispo Ricardo Ezzazti, quien hace una semana inició gestiones mediadoras a petición del gobierno, no ha logrado hasta ahora sentar las bases para establecer una mesa de diálogo entre las autoridades y los representantes de los mapuches.

El prelado mostró preocupación este martes por la prolongación del ayuno mapuche, al que se sumaron hace dos semanas dos jóvenes indígenas también presos.

Hay un gran deseo de terminar con esta huelga de hambre, porque realmente está afectando la salud de los comuneros. La situación objetiva de ellos es muy complicada, muy complicada, y naturalmente se complica cada día más, declaró Ezzati.

En su papel de facilitador del diálogo, el arzobispo de Concepción, a 500 kilómetros al sur, en cuya cárcel hay cinco de los 34 ayunantes, se ha reunido con los representantes de los mapuches e incluso con el dirigente Héctor Llaitul, preso en esa ciudad. Llaitul es considerado el líder de una de las organizaciones más radicales de los mapuches, a la que se ha responsabilizado de ocupaciones de predios que reclaman su devolución y de enfrentamientos con la policía.

El único avance que ha conseguido el mediador religioso es reducir las demandas de los mapuches a tres puntos: que no se les procese por la severa ley antiterrorista y al mismo tiempo por la justicia militar y a eliminar en sus procesos a los testigos con rostros cubiertos.

El gobierno no parece dispuesto a ceder en eliminar de sus procesamientos la ley antiterrorista, aunque está propiciando en el Congreso algunas modificaciones a esa legislación. El debate legislativo ha motivado una pugna entre el gobierno y la oposición centroizquierdista.

El presidente Sebastián Piñera insistió la víspera en aplicar en ciertos casos la ley antiterrorista, y el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, reiteró este martes la exigencia a los mapuches a deponer su ayuno.

Los huelguistas de hambre dieron a conocer también su rechazo a participar en una mesa de diálogo paralela en la que participarán a partir de este fin de semana representantes no sólo de los pueblos originarios, sino también dirigentes sociales de La Araucanía.

En esa mesa de diálogo Piñera pretende que se aborden todos los problemas de los mapuches, que viven generalmente en comunidades empobrecidas del sur del país.

Rodrigo Curipán, uno de los voceros de los mapuches, dijo que ese diálogo no tiene relación directa con los 72 días de ayuno y acusó   una maniobra comunicacional del gobierno para hacer creer a la opinión pública que están dispuestos a conversar.

El arzobispo Ezzati señaló que la mesa de diálogo que propicia debe buscar la solución concreta a los tres puntos que ellos han planteado.

Mientras tanto, un nuevo atentado incendiario se registró en la conflictiva región de La Araucanía, a unos 700 kilómetros al sur de Santiago, donde la semana anterior hubo un ataque a un camión maderero que se atribuyó una organización mapuche.

Esta vez desconocidos intentaron quemar una parroquia católica rural, pero el incendio fue controlado y las llamas sólo destruyeron una pared. La policía dijo que se trató a una acción intencional al encontrarse en el lugar queroseno.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.