Senado francés aprueba reforma de pensiones

El proyecto de ley fue respaldado por 177 senadores de la oficialista Unión para un Movimiento Popular (UMP, derecha) y centristas, y rechazado por 153  senadores de la oposición socialista, comunista, radicales y verdes

Autor:

Juventud Rebelde

PARÍS, octubre 22.— El el proyecto de ley fue respaldado por 177 senadores de la oficialista Unión para un Movimiento Popular (UMP, derecha) y centristas, y rechazado por 153  senadores de la oposición socialista, comunista, radicales y verdes aprobó el viernes la reforma de la jubilación impulsada por el presidente conservador Nicolas Sarkozy, pese al rechazo mayoritario de los franceses en manifestaciones que se repetirán en las próximas semanas, y huelgas que provocaron escasez de combustible.

Según AFP, el proyecto de ley fue respaldado por 177 senadores de la oficialista Unión para un Movimiento Popular (UMP, derecha) y centristas, y rechazado por 153  senadores de la oposición socialista, comunista, radicales y verdes.

«Llegará el día en que los adversarios de esta reforma estarán agradecidos al presidente de la República, al gobierno y a la mayoría gubernamental», declaró el ministro de Trabajo, Eric Woerth, minutos antes de la votación.

Los sindicatos y la oposición de izquierda la consideran injusta, pues el grueso de la carga financiera de las futuras jubilaciones recaerá en los más humildes, mientras las empresas seguirán llevándose jugosas ganancias.

Tras su aprobación en la Asamblea Nacional el 15 de septiembre, y este viernes en el Senado, el proyecto de ley será refrendado definitivamente el miércoles por los

diputados, como preveía el ejecutivo, poniendo fin a tres semanas de batalla en el hemiciclo, pero difícilmente a la batalla en la calle.

Tras seis jornadas nacionales de manifestaciones y huelgas desde principios de septiembre, que movilizaron a 3,5 millones de personas, y con el respaldo del 70 por ciento de los franceses, las centrales obreras convocaron a dos nuevas jornadas nacionales de protesta: el jueves 28 de octubre y el sábado 6 de noviembre.

El gobierno de Sarkozy defiende su proyecto por la necesidad de cubrir un déficit del sistema de pensiones, que en 2018 ascenderá a 44 000 millones de euros. La mayor parte de la reforma será financiada con el aumento de las edades, y el resto provendrá de impuestos diversos sobre determinados productos financieros por escasos 5 000 millones de euros anuales.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.