Angola festeja 35 años de independencia con reconocidos avances - Internacionales

Angola festeja 35 años de independencia con reconocidos avances

En Luanda y otras partes del país el visitante admira los avances experimentados en la construcción de carreteras y otras infraestructuras, así como unas 20 mil 116 unidades sanitarias, lo que aumenta el nivel de cobertura en la atención poblacional, pese a que la guerra de 27 años concluyó hace sólo ocho años

Autor:

Juventud Rebelde

Angola celebra este jueves el aniversario 35 de su independencia y recuerda al padre fundador Agostinho Neto, primer presidente de este país africano, en medio de reconocidos avances en diversos campos y esperanzas de mejorías futuras, destaca PL.

La magnitud de esta histórica fecha se agiganta ya que a partir de la independencia angoleña en 1975, el continente africano mediante su lucha puso fin al régimen segregacionista del apartheid en Suráfrica y se logró la libertad de Namibia.

Con motivo de la conmemoración oficial, que declara como feriados este jueves y mañana viernes, muchos angoleños aprovechan la ocasión para celebrar en familia con brindis y platos típicos, llevar los niños a los parques, o simplemente descansar.

Otros, como un numeroso grupo de ciclistas de la brigada 28 de agosto, prefirieron recorrer más de 250 kilómetros desde la norteña provincia de Uige hasta Luanda para festejar en grande este 11 de noviembre.

Prensa Latina constató, por otra parte, que aún están frescas en la memoria de los angoleños los combates librados por combatientes de las fuerzas armadas locales al lado de internacionalistas cubanos y miembros de la Organización Popular de África Suroccidental (SWAPO), de Namibia.

 

Fernando Jaime, secretario general de la Asociación de Amistad Angola-Cuba, manifestó a Prensa Latina que la libertad de este país africano se consiguió en parte con la sangre derramada por más de dos mil cubanos en campos de batalla de Angola.

 

La contribución de los combatientes de Cuba, ubicada a más de 12 mil kilómetros de distancia de Angola, es una forma heroica de internacionalismo proletario, afirmó.

Por su parte, el Jefe del Estado mayor de la Marina de Guerra, almirante Augusto da Silva, valoró que la independencia costó mucha sangre y sacrificios y «por eso estamos llamados a preservarla como angoleños».

En un recorrido por Luanda ciudadanos coincidieron en que esta celebración es acicate para que el país continúe impulsando el desarrollo económico y diversifique sus producciones, para no depender sólo de recursos como petróleo y diamantes.

Nuestro mejor homenaje a Neto es trabajar aún más por disminuir los niveles de pobreza y mejorar las condiciones de vida del pueblo, con el apoyo al Ejecutivo en su empeño de construir hasta 2012 un millón de viviendas, dijo a Prensa Latina, José Cunha, residente en Luanda.

En esa perspectiva, en Luanda y otras partes del país el visitante admira los avances experimentados en la construcción de carreteras y otras infraestructuras como modernos edificios, pese a que la guerra de 27 años concluyó hace sólo ocho años.

Un dato en el sector de la salud ilustra el empuje: luego de que la contienda destruyera el 70 por ciento de la red sanitaria del país, desde 1999 a 2005 se erigieron 20 mil 116 unidades sanitarias, lo que aumenta el nivel de cobertura en la atención poblacional.

Ese espíritu de combate y voluntad de avanzar en este período de paz y reconciliación nacional se respira en cada obra y compromiso social que abre el camino del desarrollo de Angola e impulsa a la región africana en general.

Tras recibir la víspera junto a un grupo de ex combatientes una condecoración de manos del presidente, José Eduardo Dos Santos, el veterano Rui de Sá Dibala, expresó, en ese sentido, un sentimiento que refleja las ideas de todo un pueblo, unido de Cabinda a Cunene.

«Nos sentimos orgullosos de nuestra historia y conquistas, y valió la pena luchar por la independencia y soberanía de este país», enfatizó.

Al calor de galas culturales y eventos deportivos, por estos días angoleños depositan flores al monumento a Neto en el capitalino Parque de la Independencia y realizan marchas y actos políticos, en los que reafirman su apoyo al Movimiento Popular para la Liberación de Angola.

El pensamiento revolucionario del presidente Neto (1922-1979), conocido como ídolo de Icolo y Bengo, está vigente en Angola y más allá, como bandera de lucha por el progreso social y contra toda forma de injusticia y sometimiento de los pueblos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.