Inicia EE.UU. investigación criminal contra Wikileaks

Entre los documentos divulgados este domingo por el sitio web Wikileaks, se encuentran algunos secretos de la diplomacia estadounidense, que incluyen acciones de espionaje, maniobras ocultas, críticas a líderes del mundo, golpes de Estado y corrupción

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, noviembre 29.— El secretario del Departamento de Justicia de EE.UU., Eric Holder, informó este lunes sobre el inicio de una investigación criminal por la filtración de más de 200 000 documentos divulgados el domingo por el sitio web Wikileaks, sobre comunicaciones secretas entre el Departamento de Estado y sus embajadas alrededor del mundo.

Según Telesur, el contraataque estadounidense hacia el sitio en Internet comienza con «investigaciones penales», por revelar secretos diplomáticos que son comprometedores para Washington. «La difusión de estos documentos puso en grave peligro a funcionarios norteamericanos en todo el mundo», afirmó Holder.

Los documentos enviados por las embajadas al Departamento de Estado dejan al descubierto secretos de la diplomacia estadounidense, que incluyen acciones de espionaje, maniobras ocultas, críticas a líderes del mundo, golpes de Estado y corrupción.

En varios textos, el país norteño le exige a su diplomacia recolectar claves y números de cuentas de funcionarios de la ONU, entre ellos el del secretario general, Ban Ki Moon. Otras revelaciones apuntan, entre otras cosas, presiones del gobierno de Arabia Saudita para atacar a Irán, señalamientos críticos a varios jefes de Estado europeos, detalles sobre movimientos de EE.UU. durante el golpe que destituyó a Manuel Zelaya en Honduras, así como confirmaciones de la hostilidad diplomática de Washington hacia los gobiernos de Hugo Chávez en Venezuela y de Cristina Fernández en Argentina (de esta última, EE.UU. llegó a solicitar un informe sobre su salud mental).

Del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se detallan sus «fiestas salvajes» y se expone la desconfianza profunda que despierta en Washington, y se evidencia que al presidente francés, Nicolas Sarkozy, se le sigue con gran meticulosidad acerca de cualquier movimiento que pueda obstaculizar la política exterior de EE.UU..

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, acusó a Wikileaks de atacar a la comunidad internacional y a EE.UU., y señaló que «robar documentos y publicarlos no es la manera de participar en un debate sano».

«El presidente Barack Obama y yo hemos hecho de esto una prioridad y vamos a tratar esto en el Congreso. Confirmamos que el material ha sido robado de los EE.UU.», añadió.

La propia Hillary Clinton ha telefoneado en las últimas horas a los gobiernos de China, Alemania, Francia y Arabia Saudita, entre otros, para «alertarles» de lo sucedido y ofrecerles algunas justificaciones.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.