Lula pide a los brasileños apoyar a Rousseff

En su último pronunciamiento oficial en cadena nacional de radio y televisión, Lula se mostró confiado en el futuro de Brasil

Autor:

Prensa Latina

BRASILIA, diciembre 23.— El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, destacó hoy de manera emotiva las principales conquistas sociales y económicas de su gobierno y pidió apoyar a su sucesora, la mandataria electa Dilma Rousseff.

En su último pronunciamiento oficial en cadena nacional de radio y televisión, intitulado Despedida a la nación, Lula hizo un resumen de los éxitos de su gestión al frente de los destinos de este inmenso país y se mostró confiado en el futuro de Brasil y en la administración de Rousseff.

El país tiene un encuentro marcado con el éxito y nada podrá detener la marcha inexorable de Brasil hacia la victoria, basada en la fuerza que está en el alma y en la energía popular, sotuvo el mandatario.

La nación venció el desafío de crecer económica y socialmente y probó que la mejor política de desarrollo es el combate a la pobreza, aseguró, y añadió que en estos ocho años contruyeron un proyecto de nación basado en el desarrollo con inclusión social, en democracia con libertad plena y en la inserción soberana de Brasil en el mundo.

«Salgo del gobierno para vivir la vida de las calles. Hombre de pueblo, que siempre fuí, seré más pueblo que nunca, sin renegar de mi destino y jamás huirle a la lucha. No pregunten sobre mi futuro porque ustedes ya me dieron un gran presente. Pregúntenme por el futuro de Brasil y crean en él», apuntó Lula en tono emocionado.

Si goberné bien —señaló— fue porque antes de sentirme presidente, me sentí siempre un brasileño común que tenía que superar sus dolores, vencer los prejuicios y no fracasar.

Si gobernamos bien fue principalmente porque conseguimos librarnos de la maldición elitista que hacía con que los dirigentes políticos de este país gobernasen solo para un tercio de la población y se olvidaran de la mayoría, sostuvo.

En unos 11 minutos de mensaje, Lula trazó un recorrido por las principales obras de su gobierno y recordó que en estos ocho años 28 millones de brasileños salieron de la miseria, 36 millones ingresaron en la clase media, 13 millones de familia reciben ayuda estatal y se crearon 15 millones de nuevos empleos, entre otros.

Además de los programas sociales que permitieron esos resultados, Lula mencionó el crecimiento económico del país que es hoy la octava economía a nivel mundial, así como las grandes obras de infraestructura y el descubrimiento de inmensos yacimientos de petróleo a grandes profundidades en el mar.

Tras manifestar su seguridad de que Rousseff va a ampliar todas sus conquistas, Lula pidió a todos que «apoyen a la nueva presidenta, así como me apoyaron a mí en todos los momentos. Eso también significa cobrar, en la hora cierta, como ustedes supieron cobrarme. La cobranza fue un estímulo para que siempre quisiéramos hacer más».

Destacó que es profundamente simbólico que la banda presidencial pase de las manos del primer operario presidente para las manos de la primer mujer presidenta.

El presidente concluyó su despedida de la nación con «viví en el corazón del pueblo y en él quiero continuar viviendo hasta el último de mis días. Más que nunca, soy un hombre de una sola causa y esa causa se llama Brasil».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.