Afirman que exiten sectores en Estados Unidos interesados en debilitar relación con Venezuela

«Hay personas dentro del Departamento de Estado de Estados Unidos que buscan debilitar las relaciones diplomáticas de ese país con Venezuela », dijo el codirector de Centro de Estudios para Políticas Económicas de Washington, Mark Weisbrot

Autor:

Juventud Rebelde

El codirector de Centro de Estudios para Políticas Económicas de Washington, Mark Weisbrot, señaló este viernes que existen personas dentro del Departamento de Estado de Estados Unidos que buscan debilitar las relaciones diplomáticas de ese país con Venezuela, reporta teleSUR.

En entrevista concedida a teleSUR, Weisbrot, se refirió así a la revocatoria de visa, el pasado miércoles, al embajador venezolano en Washington, Bernardo Álvarez, por parte del Departamento de Estado.

«Hay personas en el Departamento de Estado que quieren sabotear las relaciones entre estos país, a través de estas acciones deliberadas (…) Está claro que hay gente del Gobierno estadounidense que quiere incrementar las tensiones», enfatizó Weisbrot.

Agregó que «esto que sucedió (revocatoria de la visa a Álvarez) demuestra que las decisiones están siendo tomadas de lo más alto y con la más mala intención (…) Podríamos decir que este es el Departamento de Estado de la administración de (George) Bush».

Weisbrot aclaró que pese a que el Departamento de Estado estadounidense revocó la visa al diplomático Álvarez,  «aún no se han roto las relaciones, a menos que hayan más repercusiones, nada más no habrá embajadores en ambas naciones».

La revocatoria de la visa a Álvarez se produjo luego de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, reiterara el rechazo de su Gobierno hacia el postulado por Washington como embajador en el país suramericano, Larry Palmer, quien emitió declaraciones injerencistas sobre Venezuela en agosto pasado ante el Congreso estadounidense.

«Tras las declaraciones de agresión de Palmer contra Venezuela, era evidente que el Gobierno venezolano no iba a recibirlo en su país, y Estados Unidos lo sabía. Es claro que ningún país democrático aceptaría a una persona que ofenda» sus instituciones, comentó el codirector de Centro de Estudios para Políticas Económicas.

Subrayó que «existen divisiones dentro de la administración de (Barack) Obama, porque hay gente muy importante que, aunque no concuerda con el Gobierno de Venezuela, sabe que no es bueno tener una mala relación con ese país. Sin embargo, Obama no le presta atención a estas acciones y lo deja todo en manos del Departamento de Estado».

El Gobierno de Estados Unidos «podría haber evitado revocar la visa del embajador venezolano y permitir que continuara en Washington y dejar vacante el puesto para embajador estadounidense en Venezuela», opinó Weisbrot.

El portavoz adjunto del Departamento de Estado estadounidense, Mark Toner, había afirmado el pasado miércoles que para ese país norteamericano es de «interés nacional mantener relaciones diplomáticas con Venezuela».

Toner sostuvo que «hay tensiones y hay áreas de desacuerdo entre ambos países, y por eso nos interesa tener relaciones diplomáticas».

La postulación de Larry Palmer como embajador en Venezuela ha sido reiteradamente rechazada por Venezuela, ya que el diplomático, el pasado mes de agosto, dijo ante el Congreso estadounidense que tenía información sobre una supuesta baja moral en la Fuerza Armada Bolivariana (FANB) de Venezuela.

El Gobierno de Venezuela consideró las declaraciones de Palmer como «un serio precedente de injerencia e intervencionismo para alguien que ni siquiera ha pisado el territorio venezolano».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.