Wikileaks denuncia intimidación de EE.UU. a Twitter

Autoridades estadounidenses exigieron a esa red social datos privados acerca de Julian Assange y de otros partidarios como la parlamentaria islandesa Birgitta Jonsdottir

Autor:

Prensa Latina

LONDRES, enero 8.— El sitio Wikileaks, fundado por Julian Assange, denunció nuevas maniobras de intimidación por parte de Estados Unidos contra colaboradores, tras revelar una orden judicial a Twitter para que entregue información de contactos y mensajes privados.

Según el portal de Internet, que publicó a fines de noviembre último más de 250 000 cables secretos del Departamento de Estado, autoridades estadounidenses exigieron a la red social basada en San Francisco datos privados acerca de Assange, direcciones, cuentas y detalles de otros partidarios como la parlamentaria islandesa Birgitta Jonsdottir.

La orden judicial, desvelada por Wikileaks este sábado, está fechada el 14 de diciembre por una corte de distrito del estado de Virginia y fue desclasificada por Twitter a partir de un recurso legal que le permite notificar a sus usuarios solicitudes del Gobierno para obtener información.

El sitio alternativo aseguró que los datos referidos en la requisitoria eran relevantes para una investigación penal en curso, lo cual corrobora por primera vez las denuncias de persecución contra Assange y colaboradores.

Assange continúa en libertad condicional bajo vigilancia de la policía británica, pero deberá enfrentarse el próximo 11 de este mes a una audiencia en un tribunal especializado en cuestiones de terrorismo.

Había sido encarcelado por una orden de detención internacional emitida por Suecia, donde es acusado de presunto acoso y violación sexual.

Wikileaks advirtió además de sus sospechas de que otras compañías de Internet como Google y Facebook fueron conminadas por Estados Unidos a entregar información sobre sus actividades.

En declaraciones recogidas por el periódico The Guardian, Assange dijo que si el gobierno iraní trataba de obtener por la fuerza información de periodistas y activistas de naciones extranjeras, entonces los grupos de derechos humanos en todo el mundo protestarían.

La parlamentaria islandesa declaró, por su parte, que iniciará una batalla legal contra autoridades estadounidenses por abuso de poder y tratar de apoderarse de sus mensajes en Twitter.

Es totalmente inaceptable que el Departamento de Justicia de Estados Unidos haga flexionar sus músculos de esta manera. Tengo suerte, soy una representante en el Parlamento, pero qué pasaría con otras personas, preguntó Jonsdottir.

Al parecer Washington sigue atrás de más pistas sobre el cabo del Ejército Bradley Manning, considerado una de las principales fuentes de los archivos filtrados, y de los hackers el holandés Rop Gonggijp y el estadounidense Jacob Appelbaum, antiguos colaboradores de Wikileaks.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.