Ciclón Yasi azota la costa del noreste australiano (+ Galería)

Con vientos de más de 300 kilómetros por hora, uno de los mayores huracanes conocidos por la historia de Australia mantiene la isla-continente en vilo

Autor:

Juventud Rebelde

CAIRNS, Australia, febrero 2.— El ojo de un enorme ciclón, uno de los mayores ciclones conocidos en la historia de Australia, se abatió sobre la costa noreste del país cuando era el jueves por la madrugada, arrancó techos de edificios y dejó a miles de hogares sin electricidad.

Las autoridades australianas advirtieron que el ciclón Yasi causaría graves daños y acaso algunas muertes, aunque no se conocería la verdadera magnitud del desastre hasta que pasara lo peor. La tormenta trae vientos de hasta 300 kilómetros por hora y tardará varias horas en pasar por cada lugar.

Según AP, los residentes se amontonaban en refugios improvisados o se refugiaban en los baños de sus viviendas con colchones y frazadas.

Queensland viene de sufrir meses de inundaciones que dejaron 35 muertos y cientos de poblaciones bajo el agua. Yasi tocó tierra al norte de la zona más afectada, pero los servicios de emergencia en el estado prácticamente no dan abasto.

La Oficina de Meteorología dijo en un comunicado que el «centro enorme y destructivo» del meteoro tocó tierra cerca de la población de Mission Beach, Queensland.

Decenas de ciudades y poblaciones menores ya eran azotadas por las ráfagas.

Testigos citados por AP, hablaron de techos arrancados de sus edificios y árboles derribados y las autoridades dijeron que al menos 90.000 hogares carecían de electricidad.

Asimismo, centros comerciales, escuelas y hospitales fueron convertidos en albergues de evacuados para más de 10 600 personas, según Prensa Latina.

Las autoridades emitieron drásticas advertencias sobre los catastróficos efectos potenciales del ciclón en las ciudades y aldeas en una franja costera de más de 300 kilómetros en el norte del estado de Queensland, considerada la puerta a la Gran Barrera de Coral australiana.

El servicio nacional de meteorología reportó que olas de hasta casi tres metros de altura golpean ya los litorales de Queensland, donde el meteoro afectará a cerca de 400 000 pobladores en sus primeros momentos.

«Este ciclón lleva una gran ferocidad e intensidad», dijo la primera ministra Julia Gillard en una conferencia de prensa televisada. «La gente encara horas verdaderamente terribles».

En Innisfail, una aldea situada a unos 90 kilómetros al sur de Cairns, casi en la ruta directa del ciclón, el alcalde Bill Shannon contó que vio cómo quedaba destrozado el tejado de un edificio cercano a la municipalidad, donde estaban refugiadas unas 500 personas.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.