Reinician en Uruguay búsqueda de desaparecidos durante dictadura

Las pesquisas tendrán como punto de partida el Batallón 14 de Paracaidistas del departamento de Canelones, a 45 kilómetros de Montevideo, considerado como posible cementerio clandestino

Autor:

Juventud Rebelde

MONTEVIDEO, febrero 2.— Antropólogos forenses reinician hoy las excavaciones en predios militares de Uruguay, con el propósito de encontrar restos de detenidos desaparecidos durante el período de la dictadura (1973-1985).

Las pesquisas tendrán como punto de partida el Batallón 14 de Paracaidistas del departamento de Canelones, a 45 kilómetros de Montevideo.

Este sitio, conocido como Arlington durante el régimen de facto, está considerado como posible cementerio clandestino a la luz de un informe realizado por el ejército y de distintos testimonios sobre posibles enterramientos en el lugar.

Estas excavaciones son a pedido del juez Pedro Salazar, después de paralizadas las pesquisas por falta de acuerdos entre el grupo de expertos de la Universidad de la República (Udelar), dirigido por José López Mazz, y el Poder Ejecutivo.

Recién a fines de 2010 un nuevo convenio habilitó al equipo de la Udelar volver a sus trabajos, acuerdo que comienza a materializarse este miércoles.

El colectivo con Mazz al frente descubrió en 2005 y 2006, respectivamente, los restos de Fernando Miranda y Ubagesner Cháves Sosa, dos militantes del Partido Comunista.

Entre los casos pendientes está el de María Claudia García de Gelman, nuera del poeta argentino Juan Gelman, secuestrada en Argentina en 1976 y llevada a Uruguay, donde dio a luz una niña que muchos años después fue recuperada por su abuelo.

Los trabajos están previstos en su fase inicial para un plazo de seis meses, prorrogables en términos de tiempo de estimarse necesario por los expertos de la Udelar.

Datos de organismos de derechos humanos señalan que alrededor de 200 uruguayos aparecen como detenidos desaparecidos, como parte de la llamada Operación Cóndor.

Con esa denominación es llamado el plan de coordinación entre las cúpulas dictatoriales de Suramerica, Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, con la CIA de Estados Unidos, en las décadas de los años 1970 y 1980.

El Plan Cóndor constituyó una organización clandestina internacional para la práctica del terrorismo de Estado que instrumentó el asesinato y desaparición de decenas de miles de personas, la mayoría integrantes de movimientos de izquierda.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.