AgroVenezuela y el organopónico de Caracas

El organopónico Bolívar 1 es un lugar de referencia donde también ha llegado la cooperación de los cubanos

Juana Carrasco Martín
juana@juventudrebelde.cu
5 de Febrero del 2011 23:12:06 CDT

CARACAS.— Los canteros reverdecen luego de que las intensas e ininterrumpidas lluvias de noviembre y diciembre le echaran a perder las siembras de tomate y pimentón. Pero si los vaivenes de la naturaleza hicieron que el 2010 concluyera con su peor cara, en el 2011 cada hortaliza que ya crece en el organopónico Bolívar 1 del Distrito Capital está pintado con toda la gama posible del color de la esperanza.

El verde más claro y brillante de la lechuga, destaca entre el esmeralda de la acelga, el pintado de rojo por el ají dulce, las grandes hojas y flores amarillas que ocultan a los pepinos; ya prosperan el cilantro y el perejil, y los tallos fuertes y olorosos del ajo porro adornan el terreno que se extiende entre las avenidas México y Bolívar y enriquecen con ensaladas libres de contaminantes las mesas de vecinos de La Candelaria, Parque Central y San Agustín, que saben buscar allí vegetales frescos. Y además, a precios solidarios, es decir más baratos que en los supermercados privados, e incluso que en la red Bicentenario, una entidad del comercio estatal.

«Hemos aprovechado el terreno: 0,6 hectáreas», nos dice Rafael Díaz, quien desde hace cinco años trabaja en esta obra de arte por su diseño especial, donde líneas verticales y horizontales se combinan y rematan con los círculos concéntricos de otras canalillas.

Néstor apenas lleva siete meses y habla con el mismo entusiasmo de un trabajo que sí da fruto.

Por eso un sábado tras otro desde hace cuatro meses llega desde Catia —en un extremo de la ciudad que se alarga—, Alfredo Jaspe, un zapatero jubilado que disfruta laborar en la parcela, aprender algo nuevo, servir a la comunidad y seguir sintiéndose útil. Hoy escarda y deja limpios los canteros de acelga española que crece sana y apetitosa.

También aquí se dan la mano venezolanos y cubanos. Fidel Dionisio Sánchez es el asesor técnico que aplica y transmite la experiencia cubana en la agricultura urbana y aprende además, claro que sí, porque la falta de espacios entre la mole de cemento que es Caracas y sus cerros, ha hecho que se expandan las mesas organopónicas en los consejos comunales. Otras dos compañeras de la Misión Campo Adentro recién acaban de incorporarse en el vivero, la producción del compost y de las lombrices que garantizan una fertilización totalmente natural.

Bolívar 1 es un lugar de referencia donde se insertan estudiantes de las universidades bolivarianas, de los politécnicos agrícolas y miembros de los Consejos Comunales. Vienen a cultivar para cultivarse y expandir luego el conocimiento y la experiencia.

Fidel Dionisio explica que ya en la Parroquia San Agustín se están incorporando los Consejos Comunales a esta práctica productiva y ahora se desarrollan las mesas organopónicas y se les da preparación a los pobladores de los refugios, los damnificados por las lluvias, dignificados por la asistencia del Gobierno Bolivariano a sus tragedias cuando perdieron las casas en deslaves y derrumbes.

Abono orgánico, semillas, plántulas en vivero forman parte del proyecto que se desarrolla en toda Venezuela de acuerdo con el artículo 305 de la Constitución Bolivariana, el que dice que «el Estado promoverá la agricultura sustentable como base estratégica del desarrollo rural integral, a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la población».

Justo por estos días, Alfredo Massiar, coordinador residente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) felicitaba al Gobierno Bolivariano por los avances en materia de alimentación, y por el esfuerzo y labor que vienen realizando para cumplir las Metas del Milenio en un rubro que contribuirá mucho en la reducción de la pobreza.

Y viene ese reconocimiento cuando se reimpulsa la producción agrícola con la creación de la Misión AgroVenezuela, una iniciativa anunciada hace poco más de una semana por el presidente Hugo Chávez, destinada a sumar voluntades para dignificar la labor del agricultor, darle créditos, asistencia técnica e insumos con un objetivo único e insoslayable para cualquier gobierno responsable: alcanzar la soberanía alimentaria.

La respuesta se abre paso en un momento crítico para el país, cuya producción agrícola fue afectada por las fuertes lluvias de finales de 2010. Ya más de 164 000 productores, pequeños, medianos y grandes, se están registrando para incorporarse al proyecto Agro- Venezuela, que también busca zafar a la nación de la dependencia del petróleo.

El organopónico Bolívar 1 apenas es un granito, no de arena, sino de verdor. Así se tiñe el terreno en medio del fragor del intenso tráfico de Caracas, con la rica gama de matices que corresponde a los 21 productos del huerto, un regalo a la vista y a la cocina saludable, suministrado por el cultivo en canteros y el sustrato orgánico que lleva un entorno rural en medio de la ciudad.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      Gregory Contreras - 14 de Febrero del 2011 20:02:43 CDT

      hoy di mi primer paso para contribuir al sustento de mi comunidad en materia de alimentacion, vocero de economia popular del concejo comunal en que vivo, estudiante de 4to semestre de economia social en la UNEFA y unas ganas enormes de hacer practica de algo con lo que creci, ya que mi abuelo es agricultor por decendencia ancestral; Excelente articulo los felicito. ¡Patria, Socialista o Muerte... Venceremos...!

      Ya asoman los pepinos. Núñez, coordinador de la Misión Agroalimentaria, revisa la cosecha. Foto: Yordanka Almaguer

      del autor

      en esta sección