Denuncian célula terrorista para desestabilizar Bolivia

Mercenarios encabezados por Eduardo Rózsa proyectaban tomar la Octava División de Ejército, en Santa Cruz, y desencadenar una revuelta con el asesinato del presidente Evo Morales

Autor:

Prensa Latina

LA PAZ, enero 5.— La célula terrorista comandada por Eduardo Rózsa pretendía invertir 20 millones de dólares en comprar armas altamente destructivas, como misiles, para encender una guerra civil en Bolivia, afirmó hoy el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti.

Los mercenarios liderados por el extinto boliviano-húngaro-croata proyectaban tomar la Octava División de Ejército, en Santa Cruz, y desencadenar luego una revuelta con el magnicidio del presidente Evo Morales, recordó, a partir de los testimonios acopiados entre los imputados.

«Detectaron que la Octava División tenía mucho armamento y que no estaba suficientemente protegida. Al final de la exposición cuando se les pregunta a cuánto iba ascender el gasto, ellos refirieron que aproximadamente se requería 20 millones de dólares», precisó Llorenti.

El ministro leyó la declaración judicial de Matkovic Rivera, ahora detenido en la cárcel de San Pedro en La Paz, en conferencia de prensa celebrada acerca del tema.

Rivera, hijo del exprefecto conservador de Santa Cruz de nombre homónimo, corroboró que los mercenarios eran en su mayoría veteranos de la guerra secesionista de los Balcanes (1991-1995) y buscaban adquirir el armamento pesado en el mercado negro internacional.

En el grupo irregular «había personas con ciertas especialidades como el combate cuerpo a cuerpo, manejo de armas cortas, largas, explosivos e inteligencia», añadió el implicado en los hechos, citado por Llorenti.

Desde octubre de 2008, los terroristas estudiaron los emplazamientos del Ejército en varias regiones bolivianas y acumularon un arsenal en una tienda de la telefónica local COTAS, en una zona ferial de Santa Cruz, reveló también el portavoz presidencial, Iván Canelas.

En esa reserva estaba un poderoso explosivo, ANFO, con el cual pensaban acabar con Morales y su gabinete en una sesión ampliada, en Titicaca, a inicios de 2009, subrayó. También incluía el RPG7, especie de misil de largo alcance, para atentar contra el presidente en uno de sus viajes interdepartamentales en helicóptero.

Los planes del grupo de Rózsa, muerto en la operación policial que acabó con la dirección de la célula terrorista, recuperaron primeras planas tras difundirse un vídeo en el que Ignacio Villa (uno de sus miembros) aparece recibiendo más de 30 000 dólares para que, supuestamente, saliera del país.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.