Defensa de Posada Carriles ofreció ayuda para condenar a Gerardo Hernández

El abogado Arturo Hernández brindó los servicios de su bufete para ayudar a los fiscales de Miami que llevaban el caso contra el antiterrorista cubano, a enjuiciarlo

Autor:

Juventud Rebelde

EL PASO, Texas, febrero 15.— El abogado de la defensa del connotado terrorista Luis Posada Carriles, Arturo Hernández, siguió muy de cerca el amañado proceso contra los Cinco en Miami, atestigua un documento presentado por la Fiscalía en el juicio que se le sigue aquí por mentiroso.

Según publicó en el sitio web Cubadebate el abogado que representa a Venezuela en el pedido de extradición de Posada, José Pertierra, uno de los tres fiscales que llevó el caso contra Gerardo Hernández contó el 10 de febrero de 2010 que el abogado de Posada se había «comunicado reiteradas veces con los fiscales del caso de Gerardo en el 2001, durante el curso del proceso contra él, e incluso había ofrecido los servicios de su bufete para ayudar a los fiscales (de Miami) a enjuiciarlo».

Arturo Hernández también le ofreció a los fiscales de Miami en el 2001 «otras formas de asistencia» para lograr que condenaran a Gerardo, dice el escrito firmado el 14 de febrero de 2011 por los fiscales T. J. Reardon III; Jerome J. Teresinski, y Bridget Behling.

El texto no explica qué otras formas de asistencia ofreció el abogado de Posada Carriles para enjuiciar a Gerardo, afirma Pertierra.

Mientras, también se supo que el juicio contra Posada sufrió este martes una nueva dilación de otra semana, luego de una nueva maniobra del propio Arturo Hernández para lograr que se detenga el proceso, o se exima a su cliente de tres de los 11 cargos que enfrenta únicamente por perjurio y obstrucción de la justicia, a pesar de ser un confeso terrorista, según fuentes cablegráficas.

Entre otras falsedades, y en el colmo del absurdo y la desfachatez, Hernández dijo que recibió tardíamente documentos que exculparían a su cliente, uno de los cuales probaría que nuestro propio país preparó los atentados explosivos del 97 en La Habana.

Con tal ignominia, Arturo Hernández no solo pretende que se pase por alto el grueso prontuario criminal de Posada contra Cuba, que en abultados legajos obra en manos de las autoridades judiciales estadounidenses, sino también las recientes declaraciones del salvadoreño Francisco Chávez Abarca, capturado en Venezuela y juzgado en La Habana, quien reconoció que Posada le pagó para que contratara al mercenario Ramón Ernesto Cruz León, autor de seis de los estallidos que estremecieron ese año las instalaciones hoteleras de la capital, y uno de las cuales costó la vida al joven italiano Fabio Di Celmo.

En declaraciones recientes a la prensa, el también salvadoreño Otto Rodríguez Llerena reconoció igualmente que el mismo Posada en persona lo reclutó, financió sus viajes y le preparó los explosivos que estallarían en La Habana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.