Tenemos un pueblo mucho más consciente

El laureado intelectual venezolano Luis Britto conversa con JR sobre el acontecer en su país

Autor:

Brenda Loyola Peña

Hombre comprometido con los cambios que tienen lugar en su patria, el narrador, dramaturgo, ensayista, historiador y profesor universitario Luis Britto, premio de las Letras ALBA 2010 e invitado a la XX Feria del Libro, conversó con JR sobre temas puntuales que hoy forman parte de la vida política, social y económica de su patria, Venezuela.

En opinión del laureado escritor, uno de los problemas principales que encara la nación bolivariana es la rancia oposición de derecha, que insiste infructuosamente en derrocar al Gobierno y detener el proceso revolucionario, aunque su fuerza en el poder legislativo no sea suficiente para ello.

Su principal instrumento está en los grandes medios de comunicación, el 95 por ciento de los cuales representa sus derroteros. «En su mayoría son furibundos opositores con intereses capitales y oligárquicos muy bien delineados, por lo que se percibe en nuestra prensa un llamado diario al magnicidio, a la sublevación general y a una guerra civil, conductas todas prohibidas por nuestra Constitución», sostiene Britto.

Aunque la República Bolivariana cuenta con la Ley de Telecomunicaciones y la denominada Ley Resorte (de Responsabilidad Social en Radio y Televisión), encargadas de salvaguardar al país de excesos mediáticos, la prensa opositora tiene un gran peso y moviliza una opinión pública nacional e internacional a partir de la deformación de la realidad venezolana, comenta.

El autor de Rajatabla (1970) y de El imperio contracultural (1990), entre otros títulos, recordó también cómo el golpe de Estado perpetrado en abril de 2002 tuvo una respuesta contundente del pueblo que salió a las calles para preservar y exigir que Chávez regresara al Palacio de Miraflores.

«La historia enseña y en aquella ocasión el intento fue un fracaso total, por lo que dudo que la oligarquía esté más preparada ahora para enfrentar a un pueblo que es mucho más consciente de las mejoras y cambios establecidos por la Revolución».

El intelectual venezolano explicó que las misiones solidarias han constituido la médula de la reforma social en su país, con el establecimiento de estructuras dinámicas, fluidas y flexibles para cumplir determinadas metas como la alfabetización, y llevar la salud a los sitios más apartados. «Las misiones explican el sentido voluntario de la gente por mejorar sus vidas», sentenció.

Interrogado acerca de la crisis alimentaria a nivel mundial y sus repercusiones en el plano nacional, recordó que al principio de la Revolución, la mayor parte de la distribución de alimentos en Venezuela estaba en manos de monopolios privados, que cerraron sus redes al sentirse amenazados por las políticas del nuevo Gobierno.

«Pensaban que matarían de hambre al pueblo y que habría una enorme desorientación popular, pero se demostró lo contrario. Con una disciplina ejemplar aguantamos por un período de dos meses y medio, tanto las restricciones de gasolina como las de alimentos. Las personas optaron por medidas cooperativas y se unían para cocinar con una sola bomba de gas. Paralelamente, el Estado creó la Misión Mercal para distribuir alimentos a precios solidarios y arrebatar de las manos de la oligarquía la posibilidad de dar o negar los alimentos al pueblo».

Recalcó Luis Britto que hay una preocupación constante del ejecutivo en cuanto a lo que a nutrición popular se refiere, y un ejemplo de ello es la reciente promulgación de la Ley de atención al sector agroalimentario que, primero, busca establecer los recursos con que cuenta ese sector, para después apoyar a los campesinos con tecnología y todo lo necesario para asegurar la producción.

Al recordar que Latinoamérica está celebrando el Bicentenario de su primera independencia, el destacado profesor de la Universidad Central de Venezuela conceptualizó el término como «un proceso global que no abarca solamente la arista política; también acapara lo económico y lo social… La independencia para los latinoamericanos debe ser como la visionó San Martín cuando dijo: La Patria es América, es decir, que no logramos nada si solo un país es independiente; debemos luchar por la emancipación del continente en su totalidad», apuntó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.