Países árabes sacudidos por protestas, Libia advierte guerra civil

«Libia no es Egipto ni Túnez», señaló en tono desafiante este lunes Seif Al-Islam Al-Khaddafi, hijo del líder libio, para advertir que el intento de derrocar al gobierno desataría una guerra civil

Autor:

Juventud Rebelde

Las manifestaciones populares prosiguieron este lunes en países árabes de Medio Oriente y el norte de África caracterizadas en la inmensa mayoría por enfrentamientos violentos que causaron cientos de víctimas, incluidos más de 50 muertos en Libia, destaca PL.

«Libia no es Egipto ni Túnez», señaló en tono desafiante a primeras horas de este lunes Seif Al-Islam Al-Khaddafi, hijo del líder libio, para advertir que el intento de derrocar al gobierno desataría una guerra civil y «una espiral de violencia peor que en Iraq».

En una comparecencia televisiva, el hijo de Muammar Al-Khaddafi reconoció que los enfrentamientos en Benghazi y Al-Bayda, en el oriente del país norafricano, provocaron al menos 100 muertos, pero consideró exagerados los datos de fuentes foráneas que refieren más de 230.

Según el movimiento opositor que exige la renuncia del mandatario, por lo menos 170 personas perdieron la vida en los últimos cinco días de protestas, de ellas unas 50 sólo el domingo en Benghazi, mientras en Trípoli escaló la violencia con un número impreciso de bajas.

Seif Al-Islam, considerado posible sucesor del líder libio, acusó de las revueltas callejeras a «agentes extranjeros, traficantes de droga y radicales islamistas», y afirmó que «egipcios y tunecinos tienen armas y están aquí, propiciando en gran parte lo que está ocurriendo».

El joven de 38 años de edad subrayó que su padre está en Trípoli apoyado por el Ejército y conduciendo la que definió como «una batalla contra aquellos que buscan destruir Libia», país donde -según otros reportes- militares y policías han abandonado zonas de Benghazi.

Mientras, en Yemen miles de personas, incluidos estudiantes, profesores y parlamentarios, se unieron este lunes en una protesta cerca de la Universidad de Sanaa para exigir la renuncia del presidente, Ali Abdulah Saleh, pese a ser rodeados por policías y simpatizantes del gobierno.

Los 11 días consecutivos de reivindicaciones, con gritos de "Véte, Ali" o "el pueblo quiere la salida del régimen", provocaron choques con leales al jefe de Estado en la capital, Sanaa, así como en Adén, Taiz y otras ciudades con saldo no oficial de más de 25 muertos y 200 heridos.

Fuentes médicas indicaron que la pasada madrugada murió un manifestante antigubernamental y otros cinco resultaron heridos por disparos de la policía en Adén (sur), mientras el domingo se registró otra víctima fatal en un incidente similar en aquella localidad.

Sin desenlaces violentos se desarrollaron las marchas de las últimas horas en Jordania y Marruecos en demanda de reformas democráticas, cambios de Gobiernos y mejores condiciones de vida.

En el reino hashemita, el monarca Abdulah II llamó al Ejecutivo a aplicar reformas "reales y rápidas", un diálogo amplio y más esfuerzos para combatir la corrupción, a fin de calmar el descontento popular que se ha extendido y genera movilizaciones desde hace más de un mes.

Las acciones antigubernamentales habían dejado ocho heridos el viernes, pero el domingo las fuerzas de seguridad evitaron confrontaciones callejeras.

Asimismo, en el reino alawita miles de personas se concentraron en Rabat, Casablanca, Marrakesh y otras ciudades marroquíes para reclamar al soberano Mohamed VI que ceda poderes y abogar por "libertad, dignidad y justicia".

El clima de tensión prevalece en Bahrain con protestas en el centro de la capital, Manama, en medio de un proceso de diálogo sin violencia después de que el Ejército y la policía abandonaron la plaza de La Perla, reocupada por opositores chiitas tras días de fuerte represión.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.