Cancilleres del ALBA rechazan intervención militar en Libia

Apoyan iniciativa de Hugo Chávez para que una comisión internacional propicie solución pacífica, aceptada por Trípoli. Reitera Bruno Rodríguez postura cubana de no injerencia

Autor:

Juana Carrasco Martín

CARACAS.— La movilización de la opinión pública internacional, la creación de un movimiento que respalde la defensa de la soberanía de Libia y la iniciativa de paz propuesta por el presidente Hugo Chávez de integrar una comisión de países que propicie la solución pacífica del conflicto interno de la nación del norte africano, fueron puntos esenciales acordados por los cancilleres del ALBA en reunión extraordinaria en la Casa Amarilla de esta capital.

Tras un día de trabajo, el Comunicado final del V Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, fue dado a conocer y leído por el presidente Chávez, en el Palacio de Miraflores, donde recibió a los cancilleres del ALBA. El mandatario calificó el documento de claro, serio y valiente.

La reunión de los jefes diplomáticos preparó también la agenda para la Cumbre presidencial que se acordó realizar el próximo 3 de abril en Venezuela, como había propuesto en sus palabras introductorias, en horas del mediodía, el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Nicolás Maduro, ante sus iguales o representantes de Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Dominica, y San Vicente y las Granadinas.

Respecto a la iniciativa sobre Libia, Maduro afirmó que hay dos posiciones en el mundo: «la visión del sur, fundamentada en la paz y la superación de los conflictos», y por otra parte «la visión guerrerista que desde la OTAN y Estados Unidos pretende imponerse a los pueblos del mundo»,

Durante el Consejo Político, también dio a conocer una carta del canciller libio, Mussa Kussa, donde se valora altamente la iniciativa y los buenos oficios del Presidente bolivariano, y que autoriza a tomar las medidas necesarias para garantizar el diálogo entre las partes.

Al hacer uso de la palabra, el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla refirió que hacía pocas horas había estado en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU defendiendo el principio de no intervención militar en Libia. El titular denunció la guerra de conquista por el petróleo que la OTAN quiere lanzar en ese país, y refirió el gran interés internacional, sobre todo entre los pueblos amantes de la paz, que ha concitado la iniciativa del presidente Chávez en defensa del derecho del pueblo libio y los pueblos árabes a la paz.

Alertó que se está preparando a la opinión pública mundial para la agresión, bajo el pretexto de una intervención humanitaria, y ratificó que el deseo cubano es que la guerra civil que vive la hermana nación alcance «una solución pronta, pacífica y soberana, sin ninguna injerencia extranjera» y que garantice la integridad territorial libia.

Advirtió que un evento bélico alejaría al pueblo de la solución del conflicto, de la búsqueda de un arreglo pacífico, y provocaría miles de muertos, fundamentalmente civiles, al tiempo que causaría daños enormes al país del norte africano.

Recordó que igual enfoque hipócrita se puso en práctica en Iraq y Afganistán por quienes han incluido en la OTAN el concepto de «daños colaterales» para los miles de muertos civiles en esas dos guerras, que son los mismos que suministran armas a los países árabes y a Libia, y ahora preparan la intervención militar.

Al respecto significó la importancia de movilizar a la opinión pública internacional, la creación de un movimiento que enfrente la posible guerra y la iniciativa de paz del Presidente venezolano.

Semejantes alertas fueron realizadas por el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño; el viceministro del Exterior de Nicaragua, Valdrack Jaentschke, y el jefe de la diplomacia boliviana, David Choquehuanca, quien se sumó a las palabras de sus colegas y dijo que la situación que viven los hermanos de Libia preocupa no solo a los países del ALBA, sino a todos los pueblos del mundo.

Libia pide a ONU impida uso de la fuerza

Mientras, Telesur informó que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) realizó este viernes simulacros en el mar Mediterráneo para enfrentar cualquier «eventualidad» que pueda generar la situación actual de Libia, aunque según declaraciones del secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, «no tienen ninguna intención de intervenir».

Desde Nueva York, en tanto, se informó que las autoridades libias pidieron al Consejo de Seguridad en una carta distribuida a sus 15 miembros que se ponga firme ante «Estados que están amenazando con el uso de la fuerza» en el país, reportó DPA.

«Tal acción —dice—, entraría en contradicción con la Carta de la ONU y las normas de la ley internacional sobre la soberanía de un Estado y la no intervención en los asuntos internos de este». En otra parte, se da cuenta de la disposición a concurrir a un diálogo nacional, «tan pronto como sea posible».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.