Los números de la muerte siguen en ascenso

Continúa el peligro nuclear con una tercera explosión en la planta nuclear de Fukushima

Autor:

Juventud Rebelde

TOKIO, 14 de marzo.— A 5 900 muertos ascendió el número de víctimas mortales por el terremoto de 9.0 en la escala de Richter y posterior tsunami que asoló a Japón, luego que este martes fueron encontrados 2 000 cadáveres en las costas de la prefectura de Miyagi, reportó la agencia japonesa Kyodo poco antes de que trascendiera una tercera explosión en la planta nuclear Fukushima.

Policía, rescatistas y voluntarios trabajan arduamente por recuperar entre 200 y 300 cadáveres en la devastada ciudad de Sendai, capital de la prefectura, y se mantenían las labores de búsqueda, en medio de un panorama que se oscurece aún más, si es posible, por la escasez de alimentos y electricidad y la dificultad de las comunicaciones en medio del desastre.

Asimismo, se supo que unas 1 419 personas han resultado heridas, más de 10 000 están desaparecidas y más de 400 000 han sido evacuadas, la mayoría cerca de las centrales nucleares dañadas por el sismo.

La tragedia que vive Japón, calificada por el Gobierno como la peor en la historia del país desde la Segunda Guerra Mundial, sigue su escalada por el accidente nuclear en la planta Fukushima, que vivió su tercer día de emergencia nuclear con graves problemas en tres de sus reactores debido a un fallo en el sistema de refrigeración y con el temor a que haya empezado la fusión del núcleo.

Casi al final de la jornada se supo que tuvo lugar una nueva explosión en la planta nuclear de Fukushima en torno al reactor 2 que parece, según AFP, haber afectado la piscina de condensación destinada a enfriar el reactor y controlar las condiciones en el interior del recinto.

Según la agencia Kyodo, la radiación en los alrededores había sobrepasado los límites legales después de la explosión, mientras la compañía Tokyo Electric Power Co. (TEPCO) comenzó la evacuación de algunos trabajadores del reactor 2.

Los operarios de la planta intentaban inyectar agua salada en su contenedor secundario para enfriar el núcleo e impedir una fusión que emita radiactividad al exterior, pero el reactor seguía inestable. De hecho, en algún momento del día las barras de combustibles del reactor 2 quedaron «totalmente expuestas» debido a un descenso en el nivel de agua, que trabaja en su enfriamiento. La situación podía provocar una fusión parcial, informaron los medios locales, citados por Telesur.

Otra explosión tuvo lugar más temprano el lunes, similar a la ocurrida el sábado, que hirió a seis trabajadores y lanzó una potente columna de humo al aire.

Según informó la Agencia japonesa de Seguridad Nuclear e Industrial (NISA), en un reporte remitido al organismo de control nuclear de la ONU —Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)—, la estructura que contiene el reactor 3 estaba «intacta», lo que eliminó por el momento una fusión del núcleo del reactor. Al mismo tiempo, el portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, descartó la posibilidad de que se hayan producido importantes fugas de radiactividad en la explosión del reactor 3.

También se supo que el Gobierno japonés pidió oficialmente ayuda a EE.UU. y a la OIEA para controlar la situación en Fukushima. El director de la agencia nuclear japonesa, Yukiya Amano, dijo que Japón solicitó a la agencia de la ONU el envío de una comisión de expertos. La Comisión de Regulación Nuclear de EE.UU. ya ha enviado a dos expertos en reactores nucleares de agua en ebullición y ha dicho que prestará la ayuda técnica necesaria tras recibir la notificación.

«Las autoridades japonesas están trabajando tan duro como pueden, en circunstancias extremadamente difíciles, para estabilizar las plantas de energía nuclear y garantizar la seguridad», aseveró Yukiya Amano, secretario general del organismo.

Según el propio organismo, Japón ha proporcionado 230 000 unidades de yodo estable a los centros de evacuación como medida de precaución ante el estado de emergencia nuclear. Por otra parte, las autoridades japonesas retiraron la alerta de tsunami, sin embargo se mantiene una fuerte actividad sísmica que ha contabilizado hasta 600 réplicas desde el pasado viernes.

La Agencia Meteorológica nipona indicó que existe un 70 por ciento de posibilidades de que ocurran réplicas de hasta 7 grados en la escala Richter hasta el miércoles, lo que podría complicar aun más la emergencia nuclear. El Gobierno le insistió a la población en mantener la vigilancia.

En el orden económico, empresas aseguradoras y financieras estimaron en cerca de 100 000 millones de dólares las pérdidas por el terremoto y el tsunami, dijo PL, mientras que AFP dio cuenta de que en el primer día hábil tras el sismo, el Banco de Japón inyectó la mayor cantidad de liquidez de su historia para estabilizar los mercados. A pesar de la medida la Bolsa de Tokio se desplomó más de seis por ciento y el yen osciló sin rumbo fijo.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.