Aumentan las cifras de muertos y desaparecidos en Japón

El gobernador de la prefectura de Miyagi exhortó a los sobrevivientes a trasladarse a otras regiones porque resulta difícil garantizarles viviendas de inmediato

Autor:

Juventud Rebelde

TOKIO, marzo 18.—A seis mil 405 se elevan este viernes los muertos por el terremoto y tsunami del pasado viernes en Japón, mientras los desaparecidos suman 10 mil 259, de acuerdo con un parte de la Policía, destaca Prensa Latina.

La fuente precisó que los rescatados se aproximan a 26 mil, en tanto 380 mil personas permanecen en dos mil 200 refugios.

Aunque se observa una reparación gradual de infraestructuras básicas como carreteras, aeropuertos y otras instalaciones, la entrega de material de ayuda a los evacuados y demás sobrevivientes se hace difícil debido a la escasez de combustible y medios de transporte.

Según se informó, el gobierno asignó más recursos de su fondo de reserva para cubrir los gastos en el despliegue de efectivos de las Fuerzas de Autodefensa, quienes trasladan alimentos y gasolina, entre otros productos, hacia las zonas más afectadas.

Ilustrativo de la situación una semana después de esos fenómenos es el llamado del gobernador de la prefectura de Miyagi, Yoshihiro Murai, quien exhortó a los sobrevivientes a trasladarse a otras regiones porque resulta difícil garantizarles viviendas de inmediato.

Además, la falta de combustible obligó a las autoridades de ese territorio a permitir el entierro de víctimas sin ser cremadas.

Las labores de rescate y recuperación se realizan en medio de muy bajas temperaturas, a lo que se añade una alerta de inundaciones, por lo cual se llama a prestar atención al nivel de la marea hasta el próximo día 26.

De acuerdo con la Agencia Meteorológica, el riesgo de esa nueva adversidad en Tohoku se fundamenta en que el descenso del nivel del suelo de la costa del Pacífico en esa región y el norte de la de Kanto por el sismo aumenta la vulnerabilidad ante las mareas de primavera.

En cuanto a la crisis nuclear se anunció una operación similar a la de la víspera para rociar agua sobre la central 1 de Fukushima, escenario de un desastre que mucho preocupa también más allá de las fronteras de este archipiélago.

Con esa medida se trata de aliviar el sobrecalentamiento de los reactores y piscinas de barras usadas de combustible para evitar un aumento del nivel de radiaciones.

Mientras, a los gobiernos se les orientó medir la cantidad de radiactividad en los alimentos producidos localmente, sobre todo en las áreas próximas a la planta.

También hoy el Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, será recibido por el primer ministro, Naoto Kan, y otras autoridades para analizar esta tragedia.

Antes de partir de Viena, sede de la institución responsable de velar por el uso pacífico y seguro de la energía nuclear, Amano calificó de seria la situación en la mencionada central.

El martes pasado Japón solicitó al citado organismo ayuda para monitorizar el medio ambiente y los efectos en la salud humana de los escapes de radiaciones de la planta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.