Gobierno japonés plantea cierre total de central nuclear de Fukushima

La decisión se tomó luego de detectar un nuevo aumento de radiación en el mar que rodea la central, hecho que paralizó los trabajos de tratamiento en la planta

Autor:

Juventud Rebelde

El Gobierno japonés planteó este miércoles el cierre total de la central nuclear de Fukushima Daiichi, ante los esfuerzos inútiles que ha realizado la principal empresa eléctrica del país, Tokyo Electric Power (Tepco), por detener la fuga de material radiactivo. La propuesta generó discrepancias entre el Gobierno y Tepco, cuyos representantes consideran que no es necesario clausurar toda la central, según Telesur.

El presidente honorario de Tepco, Tsunehisa Katsumata, manifestó que será inevitable desechar los cuatro reactores que se encuentran severamente dañados (1, 2, 3 y 4), pero no se pronunció a favor del cierre de las unidades 5 y 6, ya estabilizadas y en mejor estado.

Sin embargo, reconoció que «es difícil estabilizar los reactores en las próximas semanas», motivo por el cual pidió disculpas al país por los problemas que ha generado el accidente nuclear más grave de la historia de Japón.

En cambio, el portavoz gubernamental, Yukio Edano, expresó que, antes de afrontar consecuencias sociales de alto riesgo y más hechos que lamentar, lo correcto es desmantelar todos los reactores de la central.

Edano afirmó que se necesitará un «tiempo considerable» para que la temperatura de las barras de combustible nuclear se enfríen y se estabilicen, paso fundamental para la desmantelación de las instalaciones.

El Gobierno se pronunció luego de detectar un nuevo aumento de radiación en el mar que rodea la central, hecho que paralizó los trabajos de tratamiento en la planta.

Las aguas al sur de la central registran un nivel de yodo radiactivo hasta 2 mil 255 veces sobre el límite legal, cuando el día sábado era de mil 850 veces.

«La alta concentración de material radiactivo en el mar y en los edificios de turbinas de los reactores indican que se está produciendo una fuga continuada desde el peligroso núcleo de los reactores, aunque la autoridades desconocen el origen de la filtración», manfiesto Edano.

Para el Gabinete nipón, este hecho eleva las dudas sobre la capacidad de los ingenieros y trabajadores de Tepco para poner fin a las filtraciones de material radiactivo. Por tales motivos, rociarán con una resina especial los edificios de los reactores, con el fin de detener la propagación de sustancias radiactivas.

Igualmente, examinan la factibilidad de utilizar un barco petrolero para almacenar el agua radiactiva que se acumuló en la planta nuclear, y cualquier otra opción que permita minimizar la contaminación alrededor de la central y, por ende, resguardar la salud de los japoneses.

Por el momento, el Gobierno ya ordenó cambiar las normas de seguridad en las 15 centrales nucleares del país -que suman 44 reactores y generan 30 por ciento de la energía eléctrica- a los fines de evitar que se presenten problemas en los sistemas eléctricos que mantienen sus vitales sistemas de refrigeración en funcionamiento.

Entre las medidas destacan la instalación de generadores móviles en vehículos, que puedan reforzar los generadores de emergencia, y la organización de simulacros de accidentes.

Colaboración internacional

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ofreció su apoyo al director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Yukiya Amano, para desarrollar un plan, que ayude a superar «cuanto antes la compleja situación» que se vive en la central nuclear de Fukushima.

A través de un comunicado, el CSN resaltó que cuentan con una «destacada plantilla de técnicos y expertos en seguimiento de accidentes en centrales nucleares, en vigilancia ambiental, en efectos de la radiación y en otras actividades directamente relacionadas tanto con la seguridad nuclear como con la protección radiológica».

Por su parte, el director general del OIEA, Yukiya Amano, convocó una conferencia internacional de alto nivel sobre seguridad nuclear, que tendría lugar, a finales de junio, en la sede del organismo en Viena, Austria.

En el evento participarán los ministros de Energía de los Estados miembros del OIEA, para debatir sobre el carácter político del problema. También asistirán expertos y técnicos mundiales que evaluarán la situación y aportarán ideas para reforzar la seguridad nuclear y la capacidad de respuesta en caso de accidentes y otras emergencias.

La central nuclear de Fukushima se vio seriamente afectada por el terremoto de magnitud 9.0 en la escala de Richter y el posterior tsunami que azotaron la costa este japonesa el pasado 11 de marzo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.