Juicio a Posada Carriles entra en su etapa final

Carriles afronta en EE.UU. 11 cargos de perjurio, obstrucción de procedimiento y fraude por mentir en su solicitud de asilo político y no, como debieran hacer las autoridades de Washington, por los actos de terrorismo cometidos en América Latina y contra Cuba

Autor:

Juventud Rebelde

EL PASO, Texas, abril 7.— El juicio que por mentiroso y no por terrorista se le sigue desde hace 13 semanas a Luis Posada Carriles, entró este jueves en su etapa final, cuando la jueza que lo preside instruyó al jurado sobre la forma en que debe aplicar la ley a los cargos en contra del acusado, una vez que comiencen las deliberaciones, reportó EFE.

Un veredicto de culpabilidad se debe emitir por cada uno de los cargos de manera unánime, solo en caso de no existir dudas «razonables» y si existieran, entonces, el acusado debe ser absuelto del mismo, explicó la magistrada al jurado de 12 personas.

Posada Carriles afronta en EE.UU. 11 cargos de perjurio, obstrucción de procedimiento y fraude por mentir en su solicitud de asilo político y ciudadanía estadounidense y no, como debieran hacer las autoridades de Washington, por los incontables actos de terrorismo que ha cometido en América Latina y específicamente contra Cuba.

Uno de los primeros en emitir su alegato este jueves fue el fiscal federal Jerome Teresinski, quien recordó que «este caso es de opciones que el acusado asumió en agosto de 2005 y abril de 2006, cuando negó haber participado en la campaña de explosiones en Cuba en 1997 —en los que perdió la vida el turista italiano Fabio di Celmo— y sobre su ingreso indocumentado a territorio norteamericano».

Aunque a Posada Carriles no se le acusó por su probada autoría en los ataques, los fiscales federales —apuntó EFE— intentan probar que mintió en su audiencia de asilo en el 2005 al negar su participación en esos hechos.

Teresinski enfatizó al jurado que Posada Carriles fue «el comandante en control» detrás de los atentados en La Habana y recordó el testimonio del cubano-estadounidense Tony Álvarez, quien era vicepresidente de la compañía de energía WRB en Guatemala, y testimonió que el terrorista utilizó esa empresa como su base, desde donde se distribuían recursos financieros e incluso se enviaban explosivos a La Habana.

En una exposición de dos horas, Teresinski urgió al jurado a declarar a Posada culpable y enfatizó que su papel en el Ejército de EE.UU. o como ex agente de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) no le autorizaban a actuar al margen de las leyes del país.

«La evidencia es abrumadora y él mismo se inculpa», dijo el fiscal.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.