Cuba iza la bandera argentina en la ciudad donde nació el Che

El Día de la Bandera se celebrará el próximo lunes 20 en Argentina, con la presencia de la mandataria Cristina Fernández

Autor:

Arleen Rodríguez Derivet

ROSARIO, Argentina, junio 16.— El mayor monumento a la bandera en todo el mundo se levanta en esta ciudad. Es un conjunto de 10 mil metros cuadrados de extensión y 70 metros de altura en su punto más alto —la torre mástil— que recrea a la Patria argentina como una nave que avanza desafiante entre dos gigantes acostados: uno simboliza el gran río Paraná; el otro, al Océano Atlántico.

Desde la proa, la mujer nación saluda a la bandera albiceleste que ondea en el mismo punto donde se izó el primer símbolo de la soberanía nacional, el 27 de febrero de 1812. En el sitio se está levantando por estos días la tribuna desde la que hablará la presidenta Cristina Fernández, el próximo lunes 20, Día de la Bandera, por ser aniversario de la muerte de quien escogió y alzó la primera en este país, el general Manuel Belgrano, cuyas cenizas reposan en una cripta a los pies de la gigantesca obra.

El monumento, que se extiende a lo largo de las históricas barrancas del Paraná, posee un amplio Patio Cívico sobre un espejo de aguas transparentes que se corona con amplias escalinatas hacia el Propileo Triunfal, entre cuyas columnas arde una llama eterna de homenaje a los que dieron sus vidas por la libertad de la nación.

Posee, además, una Galería de Honor de las Banderas de América, donde se exhiben, junto a las flores nacionales, todos los pabellones soberanos del hemisferio, solo que bajo el patrón de la OEA (Organización de Estados Americanos), único modo de explicar la dolorosa ausencia de la hermana Puerto Rico y la siempre rara mezcla con Canadá y Estados Unidos. Comentario aparte para otras dos banderas de lejana geografía: la de Italia —por la abundante emigración itálica— y la de España (¿Madre Patria en un monumento a la soberanía…?).

Cada jueves al amanecer, como paso previo al inicio de las sesiones del Concejo Municipal, hay una ceremonia para el izamiento de la bandera en la ciudad donde ondeó por vez primera. Ahora, y como parte de la semana guevariana que se celebra aquí, el embajador de Cuba, Jorge Lamadrid, fue quien elevó la enseña nacional a pedido de las autoridades locales y escoltado por dos camaradas de lucha del Che: el general Harry Villegas (Pombo) y el comandante Víctor Dreke, además de los participantes en el Coloquio por los 83 años del mítico guerrillero.

El acto fue consagrado a él, que nació también aquí, aunque solo vivió unos pocos meses en esta ciudad de humedad relativa alta que lo enfermó enseguida. La memoria de ese tiempo se puede palpar todavía en un amplio apartamento situado en la segunda planta de un edificio de sobria elegancia situado en la calle Entre Ríos con esquina a Urquiza.

La espaciosa casa pertenece a un español y un italiano, quienes la compraron hace unos años con idea de asentar allí una fundación Che Guevara para la que no consiguieron los fondos. Se dice que está nuevamente en venta, pero por ahora solo la habitan las mejores fotos de varias etapas de la vida de Ernesto, en una suerte de galería sin visitas que cuidan los amigos rosarinos de la solidaridad con Cuba.

En cuanto al monumento, fue allí que se estrenó, hace dos años Ernesto Guevara, el hombre nuevo, extraordinario documental de Tristán Bauer, lo que debió hacerse simultáneamente sobre dos pantallas gigantes frente a las cuales llegaron a juntarse más de 20 mil espectadores, la gran mayoría jóvenes.

No es un dato menor que en esta ciudad, donde también nació Messi, el futbolista más famoso del mundo y en una época donde los héroes suelen reverenciarse menos que las estrellas del deporte, en vísperas de su día, la bandera se haya izado por aquel que se jugó el pellejo para probar sus verdades, tan lejanas de los focos y las gradas, nada menos que en la árida y pobre geografía boliviana. Y que nadie dude en responder, cuando se le pregunta por el rosarino más universal, que sigue siendo Ernesto Guevara o sencillamente el Che, el nombre más breve pero el del significado más profundo.

 

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.