Tratan a Julian Assange como un animal enjaulado

El editor australiano debe portar una pulsera electrónica en el tobillo y firmar cada 24 horas en la comisaría de Beccles, Norfolk para acreditar que no pretende escapar. Las cámaras y dispositivos son una especie de cárcel electrónica muy invasiva

Autor:

Juventud Rebelde

Julian Assange entrando un día tras otro en la comisaría de Beccles, Norfolk. Firmando cada 24 horas para acreditar que, un día más, no pretende escapar. Mostrando la pulsera electrónica que lleva en el tobillo, la que permite que se controlen todos sus movimientos. Intentando proseguir con su trabajo fuertemente vigilado por distintos equipos electrónicos y cámaras. Estas son las imágenes que ofrece este reportaje realizado por WikiLeaks y enviado este jueves que se cumplen seis meses de su arresto domiciliario en la mansión de Elligham Hall, en Norfolk, Inglaterra.

«Le están tratando como a un animal enjaulado». Lo dice Sarah Harrison, una de sus más estrechas colaboradoras.

El video muestra la situación de vigilancia permanente a la que está sometido el editor australiano. Su colaboradora Harrison enseña una de las cámaras que ha aparecido en los alrededores de la mansión desde su llegada. Vaughan Smith, su anfitrión, el propietario de la mansión, su gran protector en suelo británico, se muestra contrariado con la proliferación de dispositivos de control en su casa.

«Creo que está sometido a un régimen bastante invasivo. Llevar esas pulseras que no puedes quitarte, saber que permiten seguirte la pista, que estás en una especie de cárcel electrónica…Hay tres cajas en mi casa. Según lo que entiendo, lo que hacen es decir si Julian está en casa o no».

El reportaje muestra esos tres dispositivos que están conectados a la pulsera electrónica que el australiano lleva en el tobillo y que envían la información a la policía británica. Joseph Farrell, uno de sus más estrechos colaboradores, explica que las condiciones en las que está Assange dificultan considerablemente el trabajo.

WikiLeaks estima que Julian Assange, a quien la justicia sueca reclama por supuestos abusos sexuales y violación, está siendo sometido a un trato injusto y desproporcionado. Que su petición de extradición esconde oscuras maniobras políticas para empapelarlo. Por eso han acompañado el video de un escrito en el que reabren sus objeciones a la orden de arresto internacional que las autoridades suecas emitieron el año pasado. Lo hacen una semana después de que la cuestión de las órdenes de arresto internacionales fuera abordada en el Parlamento Europeo.

La plataforma considera que la orden que emitió Suecia contra Assange el pasado 26 de noviembre esconde una motivación política. Que se pretende usar el país escandinavo como escala para enviarle en última instancia a Estados Unidos. Argumentan que el Parlamento Europeo debería estudiar el caso de Assange y abordar la cuestión de que las órdenes de extradición entre países miembros deberían poder ser rechazadas cuando quede claro que existe una motivación política oculta. El documento, básicamente, reproduce los argumentos de la defensa del australiano en la vista para su extradición. Argumentos que fueron desestimados en la Corte de Belmarsh el pasado mes de febrero.

Assange recurrió la decisión de extradición en marzo y está pendiente de la vista de su recurso el próximo 12 de julio en Londres.

Tomado de CubaDebate

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.