Tras las matanzas, Italia pide frenar bombardeos en Libia para abrir corredor humanitario

Errores con víctimas mortales han hecho sonar las alarmas de la credibilidad de la OTAN, cumplidos los tres meses del inicio de la operación contra Muamar al Gaddafi

Autor:

Juventud Rebelde

El ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, ha hecho un llamamiento al “cese inmediato de las hostilidades” en Libia para establecer corredores humanitarios para ayudar a la población. La “prioridad”, ha dicho Frattini, es un “alto el fuego en Libia” pero, mientras tanto, “la suspensión de las acciones armadas es fundamental para que sea posible una ayuda inmediata”.

Frattini ha hecho este llamamiento durante su comparecencia ante una comisión de la Cámara de los Diputados que analiza el Consejo Europeo que se inicia mañana en Bruselas. El titular de Exteriores ha subrayado que esa interrupción de las hostilidades permitiría el acceso a localidades aisladas de Libia, en las que la situación humanitaria es “dramática, como sucede en las inmediaciones de Misrata o en la misma Trípoli”.

El jefe de la diplomacia italiana se ha referido además a las noticias sobre víctimas civiles registradas durante los ataques de la OTAN en Libia, después de que la Alianza Atlántica reconociera el pasado lunes que el mal funcionamiento de un proyectil pudo haber causado la muerte de al menos cinco civiles durante un ataque aéreo sobre Trípoli. Frattini ha señalado que esos “errores dramáticos” no forman parte de la misión de la OTAN y ha insistido en que Italia ha hecho indicaciones claras al respecto.

El pasado lunes el titular de Exteriores italiano aseguró que “la credibilidad de la OTAN” está a prueba y que “no se puede correr el riesgo de matar a civiles”. Frattini señaló también que la OTAN debe reflexionar sobre la “falta de comunicación a la opinión pública, que no hace frente a la propaganda mediática” de Gaddafi. La Alianza ha justificado los ataques, aunque ha lamentado la muerte de civiles.

Contexto de dudas

Sus palabras llegan en mitad de un contexto repleto de dudas por parte de los aliados. Europa se cuestiona la eficacia y coste de la guerra en el país norteafricano. Errores con víctimas mortales han hecho sonar las alarmas de la credibilidad de la Alianza, cumplidos los tres meses del inicio de la operación contra Muamar al Gaddafi, lanzada el pasado 19 de marzo por Washington, París y Londres, y a punto de cumplirse los tres meses del relevo tomado por la OTAN el 31 del mismo mes.

Algunos socios advierten de que los fondos no son ilimitados en tiempos de crisis; otros anuncian ya retiradas; analistas hay que se cuestionan una campaña lanzada con prisa (y que sobre la marcha se atribuyó un objetivo que trasciende el mandato de Naciones Unidas para poner la continuidad de Gaddafi en el punto de mira), y en Estados Unidos se cuestiona hasta la legalidad de la operación.

La protección de la población civil, el embargo naval de armas y la zona de exclusión aérea han hecho su efecto, pero las fuerzas gadafistas siguen teniendo medios para controlar la parte occidental del país e impedir los avances de las precarias fuerzas rebeldes asentadas en el este. De ahí que la OTAN haya concluido que la raíz del problema es Gaddafi y que el objetivo último de la operación debe ser forzar su salida.

(Tomado de CubaDebate)

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.