«Indignados» vuelven a la Puerta del Sol

Miles de personas «reconquistaron» en la noche del viernes la Puerta del Sol, de Madrid, para continuar exigiendo un cambio en el modelo político y social de una España en crisis económica

Autor:

Juventud Rebelde

MADRID, agosto 5.— Tras cuatro días intentándolo sin éxito, los indignados «reconquistaron» en la noche del viernes la Puerta del Sol de Madrid, símbolo y epicentro de las protestas ciudadanas que se iniciaron el 15 de mayo, exigiendo un cambio en el modelo político y social de una España en crisis económica.

«Esto es una victoria», gritaron los manifestantes, que fueron aplaudidos por ciudadanos que se encontraban allí. Miles de personas —5 000 según medios españoles— entraron en el kilómetro cero de la capital española, fuertemente custodiado por la policía. Los agentes, sin embargo, no les impidieron esta vez el paso, reportó DPA.

«Esta noche ha salido el sol», corearon. Allí se sentaron después para celebrar una asamblea en la que decidir qué pasos dar ahora. «La plaza es del pueblo. Hoy tenemos mucho que celebrar. Esta batalla la hemos ganado», aseguraron en un manifiesto leído antes.

El «triunfo» en la céntrica plaza se produjo después de una manifestación que desde Atocha recorrió el Paseo del Prado y el de Recoletos hasta llegar al Ministerio del Interior, en la Castellana, donde el jueves por la noche la policía cargó contra los indignados, en una acción que dejó 20 heridos.

Desde el Ministerio, fuertemente custodiado por las fuerzas de seguridad, partieron hacia la Puerta del Sol, mientras en ciudades como Barcelona y Valencia se celebraban también manifestaciones en solidaridad con el movimiento en Madrid.

«Frente al Ministerio de Interior, el Movimiento ha demostrado que no es violento, los únicos violentos son ellos», decía un manifestante.

El desalojo, el martes, del kilómetro cero, en el que quedaba acampada una treintena de indignados, fue el detonante para que el movimiento se lanzara de nuevo a las calles. Desde entonces, los indignados intentaron a diario y sin éxito «recuperar» la Puerta del Sol.

La policía la mantuvo blindada hasta el jueves, cerrándola a todo viandante antes del inicio de cada protesta. El viernes, sin embargo, las autoridades decidieron no volver a cortar el paso, si bien advirtieron de que no se tolerará ninguna acampada más.

El movimiento ciudadano anunció que denunciará las cargas policiales del jueves por la noche, que se saldaron con 20 heridos —siete de ellos agentes— y cuatro detenidos, entre ellos un periodista.

El ex vicepresidente y ex ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, defendió la actuación policial. «200 personas no pueden poner patas arriba la ciudad. Eso no puede ser», dijo en la ciudad castellana de Soria.

«Si las manifestaciones son pacíficas, lógicamente la policía es tolerante, porque es una policía inteligente. Pero si hay violencia, la policía tiene que actuar», defendió el ahora candidato del gobernante Partido Socialista (PSOE) a las elecciones generales del 20 de noviembre.

«La actuación de anoche era evitable y se debió evitar», dijo por su parte un portavoz del 15-M en la primera rueda de prensa que ofrece el movimiento desde su nacimiento. Aseguró que esa manifestación del jueves por la noche había sido «pacífica» y denunció que la policía actuó de forma «repentina» y «desproporcionada».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.