Rebeldes y OTAN asedian Sirte, pese a celebración musulmana

Mientras prevalece la tensión y enfrentamientos esporádicos en localidades que siguen apoyando a El Gadafi, como Sirte, Bani Walid y Sabha, la jefatura del Consejo Nacional de Transición (CNT) se empeña en mostrar en esta capital un ambiente de júbilo y calma

Autor:

Juventud Rebelde

Trípoli, 31 de agosto._ Los rebeldes libios, apoyados por la OTAN, mantienen hoy el asedio a Sirte, ciudad natal de Muamar El Gadafi, pese a la celebración aparentemente distendida en esta capital por la festividad musulmana del Eid El-Fitr, informó PL.

Milicias de los insurgentes siguen apostadas varios kilómetros alrededor de Sirte a la espera de refuerzos desde esta capital y de que expire el ultimátum dado a los líderes tribales de esa localidad para que se rindan a más tardar el sábado.

La urbe en la costa mediterránea, casi 400 kilómetros al oriente de Trípoli, fue blanco ayer de bombardeos aéreos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cuya agresión a este país ha sido clave para los éxitos militares de los alzados contra El Gadafi.

Mientras prevalece la tensión y enfrentamientos esporádicos en localidades que siguen apoyando a El Gadafi, como Sirte, Bani Walid y Sabha, la jefatura del Consejo Nacional de Transición (CNT) se empeña en mostrar en esta capital un ambiente de júbilo y calma.

Los jefes del CNT, instancia que condujo la insurrección contra el Gobierno, declararon que controlan la carretera de Sabha a Trípoli, y los alrededores de Sirte, así como las localidades circundantes de Bin Jawad, Ras Lanuf y Nawfaliya.

La bautizada como Plaza de los Mártires, en alusión a los muertos durante el levantamiento popular iniciado el 17 de febrero, se llenó de familias que acudieron a los rezos matutinos por el Eid El-Fitr o Pequeño Bairam, fiesta que marca el fin del mes musulmán del Ramadán.

En la plaza predominaron banderas tricolor (negro, rojo y verde) y disparos al azar al aire, en tanto en otras zonas de Trípoli comienzan a verse señales muy discretas de normalidad con algunas tiendas y mercados populares abiertos, aunque todavía muy desabastecidos.

Según residentes aquí, son palpables los recortes o escasez -cuando no carencia total- de alimentos, agua, medicinas, combustible y electricidad, además de que el vacío de poder y la anarquía tras la salida de El Gadafi de la capital generan inseguridad en algunos.

Entretanto, el líder militar del CNT en Trípoli, Abdelhakim Belhaj, aseguró hoy al canal catarí Al Jazeera haber recibido una llamada telefónica de Saadi El Gadafi, el tercer hijo del líder libio, en la que estaría sopesando la posibilidad de entregarse a los rebeldes.

Los insurgentes prosiguen la cacería para tratar de localizar al mandatario y su hijo Saif Al-Islam, mientras presionan a Argelia a fin de que repatrie a la segunda esposa de El Gadafi, Safia, su hija Aisha, que ayer dio a luz una niña, y a sus vástagos Hannibal y Mohammed.

El CNT tildó de acto de agresión el gesto humanitario de Argel de acoger a una parte de la familia del evadido mandatario libio.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.