Águilas Negras amenaza de muerte a activistas de derechos humanos en Colombia

El grupo armado ilegal Águilas Negras amenazó a dirigentes de tres organizaciones no gubernamentales (ONG) en defensa de los derechos humanos que trabajan con víctimas del conflicto armado colombiano

Autor:

Juventud Rebelde

El grupo armado ilegal Águilas Negras amenazó de muerte a dirigentes de tres organizaciones no gubernamentales (ONG) en defensa de los derechos humanos que trabajan con víctimas del conflicto armado colombiano, denunció este martes la directora de Red Nacional de Iniciativas por la Paz y contra la Guerra (Redepaz), Ana Teresa Bernal.

La directora de Redepaz señaló a Telesur que ella y sus colegas Luis Emil Sanabria, de Redepaz; Carmen Palencia y Gerardo Vega, de la Asociación de Víctimas para la Restitución de Tierras y Bienes (Asovirestibi), y Jesús Mario Orozco, de la Fundación para el Desarrollo Visual Oral y Humano (Funhumana), también fueron amenazados.

Destacó que la intimidación le fue enviada y escrita en dos hojas dentro de un sobre que el llamado Bloque Urabá Antioqueño (noroeste) de las Águilas Negras hizo llegar a la sede nacional de la mencionada Red en la capital colombiana (Bogotá).

«Les declaramos la guerra directa y frontal con el objetivo de exterminar a estas organizaciones y a sus dirigentes», advierte el panfleto.

Bernal precisó que Carmen Palencia es líder por la devolución de tierras en Urabá; Gerardo Vega, es abogado de víctimas, y Jesús Mario Orozco  es líder de desplazados por organizaciones al margen de la ley.

Sanabria, uno de los presidentes colegiados de Redepaz, afirmó que el caso fue presentado a los servicios de inteligencia de la Policía Nacional.

«Fue en una reunión preliminar con la policía, para algunas medidas de seguridad, y a lo largo del día iremos a la Fiscalía General y a los Ministerios del Interior y Agricultura», detalló el activista de derechos humanos.

Del mismo modo, Sanabria explicó que el objetivo del ultimátum es evaluar no sólo la situación de los dirigentes que aparecemos en las amenazas, sino en el contexto en el que se dan estas amenazas. A su vez, advirtió que el país avanza hacia la paz y el estado social de derecho, o se queda en la barbarie y el ostracismo de los paramilitares y narcotraficantes.

La misiva enviada manifiesta que los activistas, calificados como sapos (delatores), han sido declarados objetivo militar por la organización los cuales hacen lavado de cerebro a los desplazados haciéndose pasar por Líderes de Derechos Humanos.

«Los vamos a enterrar a todos ustedes en las tierras que tanto reclaman y sigan haciendo propaganda en los medios de comunicación, eso no les servirá de nada», asegura la nota.

«Se creen muy seguros con sus (...) escoltas (...) a esos los acostamos (sepultamos) rapidito, son igual de dormidos a ustedes», afirmaron.

Las intimidaciones forman parte de toda la acción de los grupos delincuenciales que se han apropiado ilegalmente de las tierras de los campesinos de este país y hoy ven en riesgo su posesión ilegal a causa de que los campesinos organizados las están reclamando, con el acompañamiento de ONG, consideró Sanabria.

Las Organizaciones no Gubernamentales que acompañan a los desplazados y a quienes reclaman las tierras, tienen documentados los homicidios de más de 60 desplazados forzosos por el conflicto, desde el 2005.

El grupo que suscribe la amenaza actúa en Urabá, región agroindustrial del departamento de Antioquia, en donde el Gobierno ha descubierto una apropiación irregular masiva de tierras.

El pasado 25 de  agosto, el presidente Juan Manuel Santos indicó que una investigación sobre las transacciones de tierras en Urabá concluyó que grandes terratenientes se apropiaron de manera irregular con 41mil 790 hectáreas de predios rurales.

El mencionado estudio estableció que gran parte de las mencionadas transacciones fueron mediadas por la prófuga Sor Teresa Gómez, perteneciente a la familia Castaño, una de las fundadoras de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Por otro lado, la ONG Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes) afirma que desde marzo de 2002 hasta el 8 de mayo de 2011, han asesinado a 49 líderes y personas en situación de desplazamiento, que reclaman restitución de tierras. En lo que va de 2011 ocho personas han sido asesinadas por el mencionado caso.

Las Águilas Negras son consideradas como la tercera generación de los grupos paramilitares. Están asociadas con los carteles de la droga y envueltas en actividades ilícitas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.