Congreso de Estados Unidos baraja proyecto legislativo para limitar viajes y remesas a Cuba

La medida pretende reinstaurar las restricciones aprobadas durante el gobierno de George W. Bush, como un solo viaje cada tres años para los cubanoamericanos por razones de reunificación familiar y un límite de mil 200 dólares anuales por concepto de remesas

Autor:

Juventud Rebelde

El Congreso de Estados Unidos analiza un proyecto de ley que restringiría nuevamente los viajes de estadounidenses y cubanoamericanos, así como el envío de remesas a Cuba.

La iniciativa, patrocinada por el representante republicano por el estado de Florida, Mario Díaz-Balart, se incluye como parte de la ley de presupuesto federal para 2012, actualmente sometida a discusión en la Cámara de Representes, destacó el diario Chicago Tribune.

La medida pretende reinstaurar las restricciones aprobadas durante el gobierno de George W. Bush, como un solo viaje cada tres años para los cubanoamericanos por razones de reunificación familiar y un límite de mil 200 dólares anuales por concepto de remesas.

Quedaría anulado asimismo el supuesto relajamiento de las sanciones aprobado por el presidente Barack Obama en enero último, favorables a propiciar viajes académicos, religiosos, culturales o deportivos, si cumplen lo que la Oficina Oval denomina promoción del contacto persona a persona.

Aunque el gobernante adelantó que vetará cualquier decisión que modifique su fallo de principios de año, resultará muy difícil concretar su oposición.

La legislación integra un proyecto de ley presupuestaria apremiante para el país, el cual tiene grandes posibilidades de ser avalado por ambas cámaras del Legislativo antes del 16 de diciembre, señalaron fuentes en el Congreso.

El representante demócrata por Nueva York, José E. Serrano, opositor a cualquier tipo de sanciones contra Cuba, aseguró que busca crear un consenso en la Cámara Baja a fin de detener la propuesta, acotó el rotativo.

A pesar de las tenues flexibilizaciones del bloqueo anunciadas en 2011, las agresiones legislativas e institucionales provenientes de Washington contra La Habana se han incrementado.

En octubre pasado, Ileana Ros-Lehtinen, desde la presidencia del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, pidió abiertamente a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, acciones más contundentes contra el pueblo cubano.

Las provocadoras declaraciones de Lehtinen se sumaron a otras que a lo largo del año con igual tono, provinieron de congresistas considerados como reaccionarios anticubanos: Marco Rubio, Bob Menéndez, David Rivera, Bob Graham y Bill Nelson, entre otros.

Esos legisladores defienden las posiciones más duras de su gobierno contra Cuba, fundamentalmente en lo referido al reforzamiento del bloqueo económico, el intento de ahogar las finanzas y al sector bancario de la nación caribeña y el freno a la expansión petrolera de la Isla.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.