Rechaza Pakistán investigación de EE.UU. sobre ataque de OTAN

Fuentes militares dijeron que el equipo investigador no podía plantear conclusiones ni recomendaciones atendibles en tanto estuvo dirigido por el general de brigada Stephen Clark, quien comandó las fuerzas involucradas en el ataque

Autor:

Prensa Latina

ISLAMABAD, dic 28.— Pakistán impugnó una investigación de Estados Unidos sobre el ataque aéreo de la OTAN a puntos de control en la frontera con Afganistán, por considerar inadecuado que la dirigiera un alto oficial norteamericano envuelto en los hechos.

Fuentes militares citadas hoy por la televisora privada Geo News dijeron que el equipo investigador no podía plantear conclusiones ni recomendaciones atendibles en tanto estuvo dirigido por el general de brigada Stephen Clark, quien comandó las fuerzas involucradas en el ataque. Fue una elección inadecuada (la de Clark), pues la investigación debió llevarse a cabo por una parte neutral, alegaron.

En la madrugada del 26 de noviembre, aeronaves de la Organización del Tratado del Atlántico Norte acantonadas en Afganistán bombardearon dos puestos fronterizos pakistaníes y dieron muerte a 24 de sus defensores.  Washington expresó profundo pesar a los familiares de las víctimas, pero no se ha disculpado formalmente con Islamabad y, por el contrario, atribuyó al Ejército de Pakistán parte de la responsabilidad.

De acuerdo con sus pesquisas, tanto las tropas estadounidenses como las pakistaníes cometieron una serie de errores conducentes al trágico incidente. La investigación reveló que una serie de errores fueron cometidos por todas las partes, lo que resultó en un fracaso para coordinar las ubicaciones y acciones (de los soldados) antes y durante la operación, señaló el informe.

Pero Pakistán sostiene que los estadounidenses dieron coordenadas equivocadas del sitio del ataque y que las aeronaves de la OTAN siguieron ametrallando los puntos de control, incluso mucho después de advertírsele del error a uno de los centros fronterizos de coordinación.

Una de las primeras respuestas de Islamabad fue cerrar los pasos a través de los cuales fluye casi el 50 por ciento del combustible y los suministros a las tropas ocupantes de Afganistán, una decisión que sigue en pie. El Gobierno también exigió a Washington evacuar la base de aviones teledirigidos que tenía arrendada en la noroccidental provincia de Baluchistán, y rehusó asistir a una conferencia internacional sobre el futuro de Afganistán.

Ya erosionadas por incidentes como la operación encubierta que culminó con la muerte de Osama Bin Laden el pasado 2 de mayo, las relaciones entre ambas naciones han caído a su nivel más bajo, tras el incidente en la frontera, repudiado por todos los partidos políticos y la ciudadanía en general.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.