Se incrementa la violencia sectaria en Iraq

Las fuerzas de seguridad de Bagdad precisaron que los más recientes artefactos explosivos fueron colocados y activados por desconocidos, presuntamente miembros de las milicias paramilitares sunnitas

Autor:

Juventud Rebelde

BAGDAD, enero 6.— Nuevos ataques con bombas en la capital provocaron la muerte de dos peregrinos chiítas y extendieron los temores en un país que «supuestamente» las tropas estadounidenses habían dejado en paz, reportó PL.

Todo ocurrió apenas 24 horas después de que una cadena de atentados causara unas 84 víctimas fatales en distintas regiones de Iraq, según datos oficiales actualizados.

Las fuerzas de seguridad de Bagdad precisaron que los más recientes artefactos explosivos fueron colocados y activados por desconocidos, presuntamente miembros de las milicias paramilitares sunnitas Consejo Sahwa (Despertar) como parte de la rivalidad política acentuada ahora.

Sin aportar pormenores del incidente ocurrido este viernes en la mañana, autoridades locales abrieron una investigación, aunque de momento no lograron capturar a ningún sospechoso, apuntó un portavoz oficial.

El ataque estuvo antecedido por una ola de bombazos que el jueves sacudieron bastiones chiítas en la capitalina Ciudad Sadr (este), cuando una motocicleta con explosivos y otro artefacto explotaron y dejaron un saldo de nueve víctimas mortales y 35 heridos.

Horas después, 15 iraquíes murieron y otros 31 sufrieron lesiones en el barrio de Kadhmiyah, también con predominio de esa secta islámica en el norte de Bagdad, cuando volaron dos carros bomba situados en una intercepción vial, precisó el Ministerio del Interior.

Asimismo en la localidad de Al-Batthaa, en Nassiriyah, capital de la provincia suroeste de Thi-Qar, donde distritos y residentes chiítas fueron sorprendidos por la violencia sectaria con balance de 36 personas muertas y 72 heridos.

Uno de los atacantes activó su chaleco con explosivos en medio de una procesión hacia a Al-Batthaa y entre las bajas letales se contabilizó a un oficial y dos soldados iraquíes que vigilaban el cortejo por el Arbaeen, ritual por la muerte del Imán Hussein, el tercero en importancia del Islam chiíta.

La tensión política se recrudece en Iraq a causa de rivalidades dentro del Gobierno, luego que el primer ministro chiíta, Nouri Al-Maliki, alentó una orden de arresto contra el vicepresidente sunnita, Tareq Al-Hashemi, por presuntas acciones terroristas en 2009.
Al-Hashemi, quien continúa en el Kurdistán iraquí, es apoyado por el presidente de esa región autónoma, Massoud Barzani, y el viceprimer ministro sunnita, Saleh el-Mutlaq, para quien Al-Maliki pidió retirarle la confianza tras la salida del Ejecutivo de varios ministros afines.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.