Forenses trabajan continuamente para identificar cuerpos calcinados

Forenses hondureños y extranjeros trabajan de manera continua en el complicado proceso de identificación de los cuerpos calcinados de más de 350 presos que murieron en el incendio que afectó gran parte del penal de Comayagua, en el centro del país

Autor:

Telesur

Forenses hondureños y extranjeros trabajan de manera continua en el complicado proceso de identificación de los cuerpos calcinados de más de 350 presos que murieron en el incendio que afectó gran parte del penal de Comayagua, en el centro del país.

Forenses hondureños y extranjeros trabajan de manera continua en el complicado proceso de identificación de los cuerpos calcinados de más de 350 presos que murieron en el incendio que afectó gran parte del penal de Comayagua, en el centro del país.

«Los primeros 115 cadáveres en contenedores refrigerados llegaron la noche del miércoles a la Morgue de Tegucigalpa, distante 90 km de Comayagua, otros 146 en la madrugada y el resto en el transcurso del jueves para que los técnicos periciales emprendan la identificación», dijo el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla a medios internacionales.

Los expertos aseguran que el trabajo se le torna complicado debido a que buena parte de los cuerpos están carbonizados debido a que decenas de reos quedaron atrapados por las llamas encerrados en sus celdas.

«Este es un proceso largo, pero tenemos la cooperación de países amigos, llegan expertos, odontólogos, forenses, de Chile, Estados Unidos, Guatemala, El Salvador y otros países», afirmó el ministro.

Otros presos murieron asfixiados por el humo o ahogados al lanzarse a pilas de agua del penal, según informó la prensa.

El ministro informó que el Gobierno de Porfirio Lobo ha pagado albergue a los familiares de los presos mientras trancurre el proceso de identificación.

«Es una tristeza. El gobierno cumple como Estado en darles los recursos necesarios a las familias (...) a la espera de que les sean entregados los restos y luego sean llevados a sus lugares de origen para ser sepultados», agregó el ministro.

Según Bonilla, el número de muertos podría superar los 350, pues de 852 presos —el doble de la capacidad del presidio— 496 son reportados vivos, entre heridos atendidos en hospitales e ilesos que serán trasladados de los patios del penal a un sitio no revelado, en prevención de enfermedades.

El incendio en el penal de Comayagua, el peor registrado en un centro penitenciario en todo el mundo en los últimos 10 años, comenzó hacia las 22H50 locales del martes (04H50 GMT del miércoles), por causas que son investigadas.

Una comisión especial, encabezada por la Fiscalía y la Dirección de Investigación Criminal, realiza las investigaciones, precisó a la agencia AFP  el portavoz de la Policía Nacional, Iván Mejía.

Las autoridades investigan como principales hipótesis sobre el origen del fuego un cortocircuito en el módulo seis del penal o la acción intencional de un reo que quemó una colchoneta para escapar, lo que según Mejía es la versión que cobra más fuerza «después de hablar con los reos».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.