Cadena de atentados causa 33 muertos en Iraq

El atentado más letal se registró a primeras horas de este jueves en el distrito de Karrada, en el centro de Bagdad, cuando nueve personas perdieron la vida por el estallido de una bomba

Autor:

Juventud Rebelde

BAGDAD, febrero 23.— Una cifra aún preliminar de 33 muertos y 24 heridos reportaron hoy autoridades de seguridad de la capital de Iraq como consecuencia de una serie de ataques con carros bomba, otros artefactos explosivos y enfrentamientos armados.

El atentado más letal se registró a primeras horas de este jueves en el distrito de Karrada, en el centro de Bagdad y habitado básicamente por musulmanes chiitas, cuando nueve personas perdieron la vida por el estallido de una bomba cerca de un puesto de control policial.

Un portavoz del Ministerio del Interior citado por el canal gubernamental Al-Iraqiya señaló que la deflagración causó daños severos a tiendas y edificios aledaños, aunque todo indica que el blanco principal de ese y los demás ataques era personal de la policía iraquí. Ningún grupo armado se adjudicó la autoría de esas agresiones, apuntó el vocero al dejar entrever que la cifra de víctimas mortales podría incrementarse debido a la gravedad de los heridos.

Otras seis personas perecieron por la explosión de un carro bomba en la barriada de Al-Kadhimiya, en el norte bagdadí, e igual número de iraquíes falleció en un asalto ejecutado por hombres armados en un puesto de vigilancia policial en el distrito de Sarafiya.

Informes de varias fuentes locales aseguraron que otros bombazos se hicieron sentir en las provincias de Salah El-Din, Diyala y Kirkuk, principalmente contra objetivos chiitas, lo que indujo a pensar que la violencia obedeció a las tensiones políticas entre grupos sectarios. Hace apenas una semana, 18 personas, en su mayoría jóvenes que pretendían inscribirse como reclutas, murieron en un ataque suicida frente a la academia de policías de esta capital.

Los principales bloques políticos de Iraq, la gobernante Alianza Nacional (chiita) y la opositora Al-Iraqiya (laica, pero con fuerte membresía sunnita) agudizaron sus disputas a raíz de la orden de arresto dictada contra el vicepresidente sunnita, Tareq Al-Hashemi.

Al-Hashemi, uno de los dos vicepresidentes iraquíes, y Salem Al-Mutlaq, viceprimer ministro sunnita, son dirigentes destacados de Al-Iraqiya y denunciaron hostilidad y maniobras urdidas por el primer ministro, el chiita Nouri Al-Maliki.

El vicemandatario está prófugo de la justicia que lo busca por supuesta actividad terrorista realizada en 2009 y permanece refugiado en el Kurdistán, pero anunció que llevará su caso ante la comunidad internacional por considerarlo con motivaciones políticas.

Funcionarios judiciales amenazaron con juzgar a Al-Hashemi en ausencia, si se sigue resistiendo a entregarse para ser procesado en Bagdad, dado que se desestimó su pedido de que la vista tuviera lugar en el Kurdistán u otro lugar neutral.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.